Publicidad

La Cámara de Comercio sigue dispuesta a remangarse para mantener vivo el apoyo a un tejido empresarial segoviano al que la Covid-19 ha causado un jirón que costará mucho esfuerzo remendar, y que ha afectado de forma muy especial a sectores estratégicos en la economía provincial como son el comercio y la hostelería.

El progresivo avance de las distintas fases de la desescalada prevista por el Gobierno hacia la nueva normalidad hará necesario volver a recuperar la confianza ahora perdida  por mor de la crisis sanitaria a la hora de acceder a comercios, bares, restaurantes y negocios asimilados, que deberán cumplir y hacer cumplir las prescripciones en materia de seguridad sanitaria para reabrir sus establecimientos.

Para ello, la Cámara de Comercio ha diseñado el ‘Sello de Confianza’ que los establecimientos de este sector existentes en la provincia podrán exhibir en sus paredes y escaparates fruto del compromiso de que sus negocios cumplan de forma rigurosa todos los parámetros sanitarios que garanticen la seguridad tanto a sus clientes como a sus trabajadores.

El presidente de la Cámara de Comercio Pedro Palomo dio a conocer en un encuentro telemático con los medios de comunicación esta iniciativa, que a partir de hoy puede solicitarse  por parte de las empresas interesadas en la sede cameral, y que está dirigida de forma especial a los 5.366 establecimientos  del comercio y la hostelería ubicados en Segovia; de los que 2.775 pertenecen al comercio, 1.442 a la hostelería y 1.149 a los negocios asimilados y vinculados a ambos sectores.

Palomo aseguró que la normalidad “pasa por recuperar el pulso en la actividad económica general, y en sectores como el comercio y la hostelería de manera muy especial; y para ello es importante transmitir confianza y seguridad a clientes y trabajadores; por lo que entendemos que este sello puede contribuir a devolver esta sensación a la sociedad”.

Para acceder a este sello, los negocios deberán acreditar su compromiso para cumplir las prescripciones en materia sanitaria que marca el actual marco normativo para la apertura de los establecimientos en las distintas fases de desescalada. La atención preferente a los mayores de 65 años en sus franjas horarias, la adopción de los protocolos y medidas de higiene y prevención de riesgos en el establecimiento y los requisitos que se vayan exigiendo serán  básicos a la hora de acceder a este sello, y la Cámara de Comercio realizará el seguimiento de la actividad de los establecimientos a quienes le sea concedido este sello.

El presidente de la Cámara de Comercio recordó que el comercio y la hostelería suponen el 43 por ciento de las empresas existentes en Segovia, por lo que el regreso a la normalidad en su actividad empresarial  “va a facilitar la vuelta a la normalidad en general”.

Además, señaló que el impacto económico de la pandemia en ambos sectores ha golpeado  duramente a más de la mitad de  las empresas, y de forma tangencial a otros sectores como el primario. Así, precisó que en la ganadería, los productores de ovino y porcino se han visto directamente afectados en el consumo de lechazo y cochinillo debido al cierre de los establecimientos hosteleros.

Por otra parte, indicó que la actividad de la Cámara de Comercio permanece de forma constante en cuanto al apoyo, el asesoramiento y la información a las empresas segovianas, mucho más en este momento de incertidumbre económica. Así, señaló que en este tiempo se han atendido un total de 812 consultas de empresas, que van desde la tramitación de ERTEs, aplazamiento de pagos de impuestos y líneas ICO de avales hasta información sobre importaciones y exportaciones o teletrabajo.

En materia de comercio exterior, Palomo destacó como buena noticia el incremento de solicitudes de certificados de origen para la exportación, que durante este periodo se ha elevado un 12% con respecto al mismo del pasado año, con un total de 224.

Apoyo a la reforma del Hospital Policlínico
como centro de estancias medias

 

Al igual que lo hicieron en su momento la Federación Empresarial Segoviana y otros colectivos y asociaciones, la Cámara de Comercio vuelve a reiterar la necesidad de infraestructuras sanitarias que la crisis del coronavirus ha evidenciado en la provincia, agravando los efectos de la pandemia. Por ello, su presidente Pedro Palomo abogó por la recuperación del actual edificio del Hospital Policlínico de Segovia como centro de estancias medias, en lo que sería el segundo centro hospitalario de la provincia.

Palomo manifestó que Segovia “está siendo una de las provincias que más ha sufrido el colapso sanitario por el coronavirus,  por lo que es necesario contar con infraestructuras que permitan abordar cualquier situación, y consideramos que es mejor acometer la reforma del actual Policlínico que iniciar la construcción de un nuevo centro con todas las dficultades que ello supondría”.

De igual modo, se mostró partidario de recuperar para la provincia la Escuela de Enfermería que los cambios académicos se llevaron de la provincia tras décadas de implantación, y  cuya reapertura supondría paliar el déficit de profesionales que esta situación ha dejado de manifiesto. Asimismo, aseguró que su reimplantación supondría la creación de empleo directo e indirecto y una indudable “rentabilidad social”, y aseguró que con ambas medidas Segovia contaría con “infraestructuras adecuadas y profesionales preparados”.

Pedro Palomo invita a ‘repensar’ el cierre
al tráfico del centro histórico

 

La decisión del Ayuntamiento de Segovia de  habilitar más espacios peatonales en el centro histórico por medio del cierre al tráfico de este recinto no ha sentado bien a los empresarios que tienen sus negocios en la zona,  que consideran que esta medida va a añadir perjuicios e incertidumbre al  endeble tejido empresarial de esta zona.

La Cámara de Comercio se ha sumado a estas críticas y por medio de su presidente pide a los responsables municipales “repensar y analizar” esta medida, que no se corresponde con la opinión de los empresarios.

Palomo asegura que el Ayuntamiento debe contar “con  todas las medidas y tomar las medidas adecuadas” siempre desde la “sensi bilidad con las empresas, porque  somos parte de la solución y sin ellas no habrá vuelta a la normalidad”.

La FES ya se manifestó en contra de esta medida decretada el pasado viernes por las autoridades municipales, y en una nota de prensa, la patronal señaló que es  “completamente innecesaria dada la escasa afluencia de vehículos en todo el recinto amurallado en el contexto actual de la fase 0, y entiende que la justificación ofrecida para tal medida, la de ‘facilitar’ a los ciudadanos que quieran pasear o hacer deporte espacios amplios, no es razonable por esa misma razón, porque no hay, ni mucho menos, aglomeración de vehículos”.