Imagen del pleno atípico celebrado ayer en la Diputación./E.A.
Publicidad

El pleno del mes de marzo en la Diputación de Segovia ha sido poco convencional, teniendo en cuenta la crisis sanitaria del Covid-19 que obligó a convocar la sesión de manera urgente y extraordinaria, adelantando en una semana, a ayer jueves, la fecha prevista. Tal y como explicó el presidente de la institución provincial, Miguel Ángel de Vicente, la convocatoria de este pleno “tiene todo su sentido, ya que tenemos un punto importante como es la modificación presupuestaria que nos permite darle luz verde al Plan de Ayudas e Inversiones Municipales (PAIMP) que supondrá una inversión cercana a los seis millones de euros en la provincia”. Son concretamente 216 actuaciones las que se desarrollarán en los pueblos con una inversión total de 5.885.714,29 euros.

De Vicente señaló que “aunque ahora estamos inmersos en la gestión de una crisis sanitaria sin precedentes, tenemos la obligación de ir preparando el terreno para cuando todo esto acabe, y esta aprobación dotará de contenido y trabajo a los ayuntamientos para iniciar procesos de contratación”. Para el presidente, “se trata de un ejercicio de responsabilidad, a pesar del riesgo de juntarnos todos en el salón de plenos, aunque se han previsto todas las medidas de seguridad y esto supondrá que, al final de este proceso y gracias a la administración electrónica, las empresas del sector podrán tener un nicho importante de negocio y los trabajadores una salida profesional”.

Esta sesión plenaria atípica solo contó con la presencia de 16 diputados, aunque transcurrió con total normalidad, con los diputados repartidos por todo el salón, para preservar las medidas sanitarias recomendadas. Por parte del PP solo se ausentó el diputado Jaime Pérez. No asistieron ninguno de los dos representantes del Grupo Mixto y del PSOE estuvieron su portavoz, Máximo San Macario y los diputados Alberto Peñas, Gloria Hernando y Carlos Fraile. Máximo San Macario alabó la labor de la Comisión Permanente de Seguimiento del Covid-19 de la Diputación y las medidas que se están tomando para preservar la seguridad de todos los trabajadores de la Diputación, así como de los residentes de los centros asistenciales. San Macario mostró la lealtad de los socialistas al grupo de trabajo de la Comisión, y agradeció la comunicación que está manteniendo con su grupo el presidente, Miguel Ángel de Vicente.

Gracias a los votos a favor de todos los diputados presentes, se aprobó la modificación presupuestaria de 2.303.000 euros, a cargo de los remanentes de Tesorería. El presidente, además, explicó el modo de proceder excepcional por el Covid-19, de manera que se anulan los expedientes de contratación para adquirir material de seguridad, siendo suficiente un decreto de la Presidencia. Máximo San Macario apoyó el hecho de “tomar medidas excepcionales en momentos excepcionales”, pero mostró su disconformidad con las subvenciones nominativas como ya lo hizo en el pleno de presupuestos, insistiendo en que “deberían estar integradas en el PAIMP”.

Si el PAIMP está dotado con cerca de seis millones de euros, las inversiones en los pueblos de la provincia por parte del Área de Acción Territorial llegarán casi a los ocho millones de euros, incluyendo las subvenciones nominativas para obras singulares, el Plan de Sequía, el Plan de Depuradoras y el Plan de rehabilitación de templos.

Por último, el pleno nombró vocales gestores del Ayuntamiento de Bercimuel a Miguel Ull Laita y Alexandra Sofía Vellho Do Nascimento por parte del Partido Socialista y a Jesús Ángel Martín Ramos por parte del Partido Popular.