Publicidad

La crisis del covid-19 ha dado un vuelco brutal a todas las previsiones que el Alcázar de Segovia tenía para el presente año. Las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias obligaron a mediados de marzo a cerrar al público sus instalaciones , lo que ha supuesto un drástico frenazo al progresivo incremento de visitantes registrados en los últimos años, que en 2019 llegó a alcanzar su cifra récord con cerca de 750.000 personas.

Tres meses después, la fortaleza segoviana reabrió sus puertas nuevamente al público con un férreo protocolo de medidas de higiene y seguridad que garantizan no sólo la protección de los visitantes, sino también el de los trabajadores del Alcázar. A primera hora de la mañana,  José Antonio e Isabel, un matrimonio segoviano  que acostumbra a dar un bonito paseo desde su casa en el barrio de Santo Tomás hasta el Alcázar aprovechando el buen tiempo, entraron en la historia del Alcázar al ser las primeras personas que entraron a visitar el monumento en esta nueva etapa.

Antes de llegar a la zona de entradas en el edificio de la Casa de la Química, los primeros visitantes tuvieron que pasar por el protocolo de seguridad establecido que recomienda la toma de temperatura con un termómetro digital, realizada por un vigilante de seguridad.

En la zona de taquillas, los puestos de atención al público estaban protegidos con mamparas, y antes de entrar, la higiene de manos con gel hidroalcohólico y la señalización de la preceptiva distancia interpersonal de dos metros dejaba patente la importancia que desde el Patronato del Alcázar se ha dado a las medidas de seguridad para poder abrir al público con garantías.

Como cabía esperar, el primer día de la apertura no contó con una gran presencia de público, en su mayoría segovianos que aprovecharon la oportunidad para redescubrir o conocer el monumento. Así, una familia segoviana dedicó su jornada de asueto en el trabajo para acercarse hasta el Alcázar y disfrutar casi en exclusiva de la magnificencia de sus salas, la belleza de las vistas panorámicas de la ciudad desde los ventanales y adarves, y de la historia que evocan cuadros, armaduras y elementos artísticos.

“Hacía mucho tiempo que no venía, casi desde que era pequeño, y recordaba las salas más grandes”, aseguraba el cabeza de familia que trataba de explicar a sus hijas de corta edad algunas de las características de la sala de la Galera o del salón del trono. Así, señaló que poder visitar el Alcázar “siempre es una buena oportunidad para volver a descubrir todas las cosas hermosas que tenemos en la ciudad”.

Para los trabajadores de la fortaleza, la reapertura supone el regreso a la normalidad, a la espera de que la desescalada permita los desplazamientos entre provincias que permitan la reactivación del turismo. “Hoy ha venido muy poquita gente, pero estamos muy contentos”, aseguraba una de las trabajadoras, que expresaba también su confianza en que el Alcázar vuelva a recuperar su tono vital en forma de miles de visitantes diarios.

De este modo, el regreso a la actividad del Alcázar –el primer gran monumento segoviano que abre sus puertas en la desescalada- tuvo un marcado carácter segoviano. Si hace casi dos siglos un incendio obligó a reconstruir la fortaleza y devolverle su antiguo esplendor, ahora  una inesperada y agresiva crisis sanitaria hará de nuevo resurgir al monumento, uno de los emblemas de la ciudad.

 

La Academia de Artillería reabre sus museos

Después de permanecer cerrados al público desde el pasado mes de marzo, cuando se inició la crisis del coronavirus, los museos de la Academia de Artillería reabren sus puertas  de nuevo al público a partir de hoy martes 16 de junio.

En una nota de prensa, la Academia de Artillería explica que ha adecuado sus instalaciones para garantizar la protección higiénicosanitaria de los visitantes y del personal del centro de acuerdo al Plan de Contingencia elaborado para tal fin, cumpliendo con la normativa vigente: – Así, se ha reducido el aforo previsto (grupos de 8 personas como máximo), y se ha implementado el uso obligatorio de mascarilla durante la visita, como medida de seguridad complementaria a la recomendación de mantener la distancia social.

De igual modo, los museos tendrán  una periódica limpieza y desinfección de las zonas susceptibles de mayor contacto, como pasamanos, barandillas; etc, y se llevará a cabo la ordenación de entradas y salidas de cara a evitar aglomeraciones. De este modo, todas las recomendaciones se irán actualizando según indicaciones de las autoridades sanitarias.

El procedimiento de gestión de visitas se realizará de la misma forma que se venía haciendo antes de la crisis, mediante solicitud previa a través del correo electrónico visitaacademiadeartilleria@mde.es -al menos con una antelación de 72 horas. En cuanto al horario, los muesos abrirán  martes, jueves y sábados a las 11:00 horas, excepto si se celebra algún acto de carácter oficial, con entrada libre.

También existe la posibilidad de realizar una visita virtual a los museos a través de la dirección web  http://www.ejercito.mde.es/nftp/ACART/visitavirtualacarfase4.html