Más de 70 personas viven en la Residencia Mixta de Segovia. / NEREA LLORENTE
Más de 70 personas viven en la Residencia Mixta de Segovia. / NEREA LLORENTE

El covid parece repuntar en la provincia, una situación que preocupa dentro de los centros de mayores por la mayor posibilidad de registrar nuevos brotes de coronavirus entre sus usuarios. La Junta de Castilla y León informó en su último informe sobre la evolución epidemiológica en estos centros de un nuevo brote en la Residencia Mixta de Personas Mayores, ubicada en la capital.

De esta forma, el informe señala que al menos siete usuarios cuentan con la enfermedad covid-19 activa dentro de las instalaciones. La Residencia Mixta cuenta en la actualidad con algo más de 70 residentes, lo que supondría que casi el 10 por ciento de los mayores que habitan en sus instalaciones padecen la dolencia en estos momentos.

Este brote no es el primero que afronta esta residencia de mayores, que es un centro propio de la Junta de Castilla y León, ya que en el pasado ha registrado otros, algunos de mayor calibre que el actual. Este espacio ha sido duramente castigado por el virus, en especial durante la primera ola. El último conocido se produjo en enero de este año, en un brote que afectó a cerca de 30 usuarios y varios trabajadores.

La Junta de Castilla y León relaciona con el patógeno la muerte de siete usuarios de la Residencia Mixta desde la llegada de la pandemia, en marzo de 2020.

El otro centro propio de la Junta en la provincia de Segovia, la Residencia Asistida de Personas Mayores, también cuenta con un usuario con la enfermedad activa.

En global, las residencias de mayores de la provincia registran en la actualidad un total de 26 usuarios con la enfermedad activa, una cifra muy inferior a la que estos centros presentaban hace menos de quince días, cuando casi contabilizaban un centenar de casos activos. Aunque las cifras están experimentando un gran descenso en la última semana, ahora preocupa que el repunte de la incidencia puede dar al traste con esta buena evolución.

Además de ese ‘reducido’ número de contagiados en las residencias de mayores de la provincia, el informe de la Junta de Castilla y León señala que estos centros no cuentan con residentes en situación aislamiento.

En total, desde la llegada del coronavirus han muerto un total de 454 usuarios de residencias de mayores de la provincia, el 40 por ciento de las defunciones relacionadas con la pandemia que la Junta cifra en Segovia. La última víctima tuvo lugar hace muy poco, durante la primera quincena de junio, muriendo en la propia residencia.

Pocas, más bien casi ninguna, han sido las residencias de mayores que han conseguido mantener lejos de sus muros a un coronavirus que ha causado grandes destrozos en estos espacios, contabilizando un total de 1.817 contagios entre los usuarios de la provincia.