Antigua casa donde se va a instalar el museo.
Antigua casa donde se va a instalar el museo.
Publicidad

En un pequeño pueblo de Segovia se proyecta la realización del primer Museo de Etnobotánica y Agroecología de Castilla y León. Será en la localidad es San Martín y Mudrián, en pleno corazón de la Tierra de Pinares.

Para ello se va a rehabilitar una casa tradicional pinariega de piedra y adobe integrada en el núcleo de la aldea de San Martín, respetando al máximo el paisaje y su integración. El proyecto arquitectónico ha sido realizado por Pedro Rodríguez Minguela, arquitecto de Carbonero.

La etnobotánica es una disciplina que nos muestra la interrelación entre la cultura humana y las plantas desde una dimensión práctica y social, que nos hace comprender nuestra gran dependencia del Medio Ambiente, incluso aunque vivamos en las ciudades.

El objetivo es mostrar la importancia que han tenido y tienen las plantas en nuestra vida, abarcando las cinco áreas de conocimiento sobre los vegetales: Alimentación, Terapéutica, Tecnología y Agroecológica; además hay una parte muy importante dedicada a las plantas en su dimensión No Material: mito, superstición, magia, religión, fiesta, etc. En definitiva, el visitante hace un recorrido por la evolución del Mundo Vegetal y su importancia a lo largo de la civilización, mostrado todo ello de una manera sencilla y directa.

La exposición está pensada de forma que el espectador integra en su cerebro los objetos y las imágenes o fotos, lo que han supuesto las plantas para el desarrollo de las civilizaciones y en la actualidad. Nos hará reflexionar sobre la importancia de las plantas y la vegetación en nuestra vida, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, así como su importancia en el ciclo vital y anual de los pueblos. Centrado sobre todo en el ámbito de la Península Ibérica, con dedicación especial a la zona y a las tierras castellanoleonesas.

No se tratará de un museo estático al estilo clásico, sino que pretendemos sea más bien un centro de interpretación o aula-taller, así como un centro de estudio e investigación etnobotánica de campo.

Se proyectan igualmente talleres educativos con materiales vegetales, como la resina o los aceites esenciales, talleres de fitoterapia, artesanía vegetal, conferencias, mesas redondas, etc., incluso en colaboración con personas con discapacidad, mundo al que nos encontramos muy unidos y sensibilizados.

En el patio o corral se proyecta el cultivo de etnovariedades locales de cultivos de Castilla y León, como una muestra representativa de las huertas tradicionales y jardines populares, en profundo cambio y desaparición hoy en día.

Es inevitable en estos casos la referencia a la importancia del respeto y la conservación vegetal, paralelamente a la conservación del conocimiento etnobotánico en la comarca y fuera de ella, en un momento histórico clave de nuestro país, de crisis y desaparición de esa última generación de personas que estaban ligadas estrechamente al Medio.

El promotor y autor, Emilio Blanco Castro, es biólogo y botánico con más de 40 años de experiencia y buen conocedor de la zona. Ha trabajado mucho en estos temas, siendo pionero de la investigación etnobotánica en España. Además ha realizado dos libros sobre la pervivencia del conocimiento tradicional sobre las plantas y la ecología en Segovia. El material expositivo y gráfico se basa en los materiales acumulados por el autor en su larga carrera y experiencia.

El proyecto es un hito importante para la comarca y estamos seguros va a suponer un giro en cuanto a la valoración y perspectivas de la misma, no sólo por su originalidad sino por su carácter interdisciplinar.

Se trata, pues, de un museo activo, para ser visitado por todo tipo de público y adaptado, sobre la importancia de las plantas a lo largo de la Civilización y en nuestra vida diaria. Será un museo sencillo y distinto, realizado integrado en el contexto del paisaje local, que dará gran promoción a la zona. Y hay que tener en cuenta que el proyecto se va a realizar en una aldea situada en el corazón de la Tierra de Pinares, casi despoblada y con grandes posibilidades educativas y ecológicas.
¡Ojala este proyecto se pueda hacer realidad gracias a la ayuda y colaboración de muchas personas!