5 1kama WEB
Una familia, con el capó repleto de maletas, se dispone a disfrutar de unos días de turismo en Segovia. / E. A.

La oferta es variada y abundante. En el portal oficial de Turismo de Castilla y León —www.turismocastillayleon.com—figuran esta semana un total de 1.073 empresas dedicadas al sector de alojamientos turísticos en la provincia de Segovia, incluyendo hoteles, hostales y asimilados pero también alojamientos de turismo rural, apartamentos, campings, albergues y hasta cuatro estacionamientos de autocaravanas.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE), a raíz de sus últimas encuestas mensuales de alojamientos turísticos, estimaba que en octubre estaban abiertos en la provincia 114 hoteles y asimilados (38 en la capital), 437 establecimientos de turismo rural y 271 apartamentos turísticos, que suman en conjunto 822 establecimientos.

En cuanto a los restaurantes, en el citado portal autonómico de turismo figuraban esta semana 531, incluyendo hamburgueserías y hasta algunos de venta de kebap y gofres. Una quinta parte, más de un centenar se encuentran en la capital segoviana y destacan al menos otra media docena de municipios: el Real Sitio de San Ildefonso, El Espinar, Cuéllar, Riaza, Pedraza y Sepúlveda por una amplia oferta en relación con su población.

El número de plazas es muy variado tanto en el caso de los alojamientos como en el de los restaurantes.

El INE estima que entre hoteles, alojamientos rurales y apartamentos, Segovia suma un total de 11.059 plazas para pernoctar en a provincia, con datos de octubre.

Destacan las 5.826 plazas de los hoteles y asimilados, repartidas en tres millares de habitaciones. Son 40 habitaciones menos que en octubre de 2019, antes de la pandemia, pero siete plazas más que entonces. En el mes de julio la estimación de plazas hoteleras en la provincia fue de 6.080.

Los 38 hoteles de la capital segoviana, tres menos que en julio y seis menos que en octubre de 2019, disponen de 2.496 plazas (antes de la pandemia eran 2.397 en ese mismo mes), lo que supone casi un 43% del total provincial. El número de habitaciones estimadas es de 1.283.

A continuación, la oferta de alojamientos rurales alcanza la cifra conjunta de 4.052 plazas, aunque los 437 establecimientos registrados por el INE suponen dos más que los de octubre de 2019, cuando llegaban a 4.103 plazas.

Empleo

El empleo perdido durante la pandemia se va recuperando pero todavía no alcanza las cifras de 2019, al menos en un mes de octubre, la última estimación que recoge el INE. En este sentido, los tres ámbitos de actividad: hoteles, alojamientos rurales y apartamentos turísticos emplean este otoño a 1.307 personas, 23 menos que en octubre de 2019.

Es el turismo rural el que más empleo genera, 618 personas, mientras que en 2019 eran 624 y el año pasado, 529.

El sector hotelero sumaba 589 empleados en octubre aunque en el mes de julio alcanzó la cifra de 703. En octubre del año pasado eran 571 y en el mismo mes de 2019 se acercó a 600 (596). Los hoteles de la capital emplean a más de la mitad, 306 (en julio eran 334 y en octubre de 2019, 331).

Los apartamentos turísticos de la provincia emplea a un centenar de personas, diez menos que el año pasado y que en 2019.

Tipología

Los alojamientos rurales son los que presentan mas variedad en cuanto a la tipología, número de plazas y, por supuesto, localización. Sobre esta última, por ejemplo, destaca algunos núcleos con muy poca población pero donde pueden encontrarse más de seis establecimientos. Es el caso Cañicosa (Matabuena), con nueve, aunque la mayor parte son de una misma empresa, Prádena (9), Carrascal del Río (8), Casla (7) o Torre Val de San Pedro (9).

Lo mismo ocurre con las viviendas turísticas (373 según Turismo de Castilla y León) pero aquí son otros los municipios que sobresalen, como Ortigosa del Monte, Otero de Herreros yPedraza, entre otros.