Dia Libro Ofrenda Flores Cervantes KAM3234
La alcaldesa, en compañía de otros miembros de la corporación, capitaneó un homenaje a Cervantes, María Zambrano, Machado y San Juan de la Cruz. / KAMARERO

La corona de laurel se entregaba como recompensa a poetas laureados, deportistas y guerreros en la antigua Grecia y Roma. Es el símbolo de la victoria, no sólo del triunfo bélico, sino también la victoria de la libertad. Es por ello por lo que ayer, como ya es tradición en el Día del Libro en Segovia, la alcaldesa, Clara Luquero, en compañía de otros miembros de la corporación municipal, capitaneó un homenaje a los escritores Miguel de Cervantes, María Zambrano, Antonio Machado y San Juan de la Cruz, en cuyas correspondientes placas y esculturas colocaron una laureola.

Hizo frío, llovió, e incluso granizó. El tiempo no acompañó, pero ni siquiera este fue capaz de acabar con la celebración del Día del Libro en una ciudad que tiene un estrecho vínculo con el mundo de la literatura –y con la cultura en general. Basta con recordar que el primer libro impreso en España fue el ‘Sinodal de Aguilafuente’, en el año 1472, en Segovia, en la imprenta de Juan Párix.

Aunque la literatura no pudo hacerse ayer con el dominio de la Plaza Mayor, Segovia puso en valor la aportación a la cultura de cuatro grandes escritores que dejaron en la provincia su huella, con un recorrido que comenzó ante la placa dedicada a Miguel de Cervantes, considerado el padre de las letras en nuestro idioma, “y quien dijo que en algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para dar sentido a nuestra existencia”, tal y como recordó Luquero.

Después llegó el turno del homenaje a María Zambrano, la filósofa de la razón poética, que tuvo su crecimiento personal en la ciudad y que es, a juicio de la alcaldesa, quien firma las palabras “más bellas” que se han escrito sobre Segovia en la literatura, en el ensayo ‘Un lugar de la palabra: Segovia’.

La ofrenda floral también se realizó a la escultura de Antonio Machado, ubicada en la Plaza Mayor, que recuerda a quien dejó su impronta en Segovia durante 13 años. El recorrido llegó a su fin frente a la estatua del poeta San Juan de la Cruz, la cumbre de la lírica en lengua castellana y cuyos restos descansan en los Carmelitas.

Un amplio programa

Las inclemencias meteorológicas obligaron a introducir ciertos cambios en las actividades que el Ayuntamiento había programado para festejar el Día de Libro. Ejemplo de ello fue que el taller infantil ‘Grafismo a muchas manos al son de la música’ coordinado por Elena Marqués, que tuvo lugar a mediodía y que se destinó a niños de 4 a 10 años, tuvo que trasladarse al interior de La Alhóndiga, a pesar de que tradicionalmente se desarrollaba en el quiosco de la Plaza Mayor.

No obstante, parte de la programación pudo mantenerse. Las dulzainas del grupo Aljibes amenizaron el vermú con un pasacalles que se adaptó a los soportales de la Plaza Mayor por la lluvia. Tampoco faltaron los libropinchos de la editorial segoviana La Uña Rota, con el minivolumen ‘Nunca es tarde si la sopa es buena’ en establecimientos hosteleros colaboradores.

De igual forma, hoy seguirán las actividades por el Día del Libro, con un desfile de la Banda Tierra de Segovia junto a la Unión Musical Santa María del Puig, que comienza a las 12:30 en la Avenida del Acueducto. Además, la Cárcel Segovia Centro de Creación acogerá ‘Destino Collioure. Último viaje de Antonio Machado’, de Juan Carlos Puertas, un espectáculo que clausuró en febrero de 2022 los actos en Collioure del aniversario de la muerte de Machado, organizado por la Fundación Antonio Machado. La entrada será libre hasta completar el aforo previa retirada de invitación en la Oficina de Turismo.