El segoviano Pablo Cuesta cursa segundo año del grado en Comunicación y Medios Digitales. / Roberto Arribas

En un campus universitario donde conviven estudiantes procedentes de más de un centenar de países, el segoviano Pablo Cuesta se siente como pez en el agua. En poco más de un año ha hecho amigos de la India, Pakistán, Bélgica, Italia, Bolivia o México, con los que se relaciona en inglés y, en ocasiones, también en español. Lo cuenta con toda naturalidad. Es feliz en un ambiente tan internacional. Y es que IE University es una institución diversa y multicultural, que acoge a alumnos de prácticamente todos los continentes.

En ciudades de grandes dimensiones, la distancia que un estudiante tiene que recorrer para ir todos los días a la universidad puede ser grande. En cambio, en Segovia todo está a mano, y las distancias son pequeñas: una persona puede recorrer de punta a punta la ciudad, de unos cincuenta mil habitantes con facilidad. No todos los alumnos pueden afirmar que su universidad se ubica en la misma donde residen y donde se han formado desde niños, como es el caso de este joven universitario, que cursa segundo año del grado en Comunicación y Medios Digitales.

“Presumo de segoviano”, dice Cuesta, consciente de que se ha convertido en un gran embajador de su ciudad entre sus compañeros. “Soy como un guía para ellos”, afirma esbozando una sonrisa, para afirmar que “aquí puedo decir que mi nacionalidad es la segoviana”.

Actualmente disfruta de una de las becas que la Diputación Provincial de Segovia e IE University ofertan cada año a jóvenes residentes en Segovia. Consiguió una de las becas que cubren los gastos de matriculación y enseñanza durante todo el periodo universitario.

Cuesta estudió en ‘El Peñascal’, y en el IES ‘María Moliner’ cursó el programa bilingüe. Su nivel de inglés es prácticamente nativo, lo que ha supuesto una integración perfecta a las clases en IE University, todas ellas impartidas en este idioma. “En una semana ya estaba totalmente adaptado”, indica.

“Vengo de una familia española y estudiar ahora con compañeros de tantos países, me enriquece cada día. Aprendes mucho, de otras culturas, otras formas de pensar, ves la vida de una forma más global, yo he experimentado un gran crecimiento personal en poco tiempo”, asegura.

El primer año de estudios fue para Cuesta ciertamente anómalo debido a la llegada de la pandemia. No obstante, IE University puso en marcha un innovador modelo educativo denominado Liquid Learning (aprendizaje líquido) que permitía a los alumnos asistir a clase de manera presencial o conectarse en remoto de manera simultánea a través de las pantallas instaladas en las aulas, con la misma experiencia inmersiva y excelencia académica. Asimismo, IE activó protocolos sanitarios que iban más allá de las recomendaciones de las autoridades para proteger a la comunidad universitaria y garantizar las clases presenciales y la vida en campus. “Siempre que podía acudía a clase de forma presencial, me sentía muy seguro porque nos hacían constantemente test”, indica Pablo Cuesta. La universidad desarrolló un pasaporte sanitario digital, instaló un sistema de reconocimiento facial de acceso al campus y diseñó una app web de monitorización del estado de salud, además de reforzar los protocolos de limpieza y ventilación. Todas estas medidas dieron a Cuesta la tranquilidad para centrarse plenamente en sus estudios.

Reconoce que IE University le ofrece una formación perfecta en aquello que le apasiona: el periodismo y la comunicación audiovisual. El grado en Comunicación y Medios Digitales se ajustaba a lo que buscaba, y asegura que “está cumpliendo mis expectativas”. Además, valora que la universidad ponga a disposición de sus estudiantes un amplio abanico de actividades extracurriculares, además de la posibilidad de formar parte de clubes de estudiantes con intereses comunes. Así, Cuesta es actualmente coordinador del Club de Fotografía, director creativo y creador de contenido del Club de Música, director de Comunicación en el Club de Debate y colabora con el gobierno estudiantil de la universidad.

Junto a esta actividad tan intensa, el joven segoviano también ha encontrado tiempo para tocar en su grupo de música ‘Alba’, estudiar árabe y trabajar como voluntario para diversas organizaciones, como Cáritas o en el Hay Festival, encuentro internacional en el que IE University es patrocinador académico desde hace más de diez años.

A partir del próximo curso académico, Cuesta tiene previsto estudiar en IE Tower, la nueva sede tecnológica y sostenible de la institución académica en el norte de Madrid, uno de los primeros campus en altura del mundo, de 180 metros, 35 plantas y 50.000 m2 de superficie.

Sobre su futuro, al joven segoviano le gustaría trabajar en posiciones de marketing del mundo del espectáculo o en producción audiovisual. “Quizá ponga en marcha mi propia empresa —indica— aprovechando la formación en emprendimiento de la universidad”.

De momento, se centra en sus estudios y en cumplir con su apretada agenda. “Segovia es una ciudad eminentemente universitaria y es muy positivo reforzar esa conexión entre los segovianos y los alumnos de la universidad”, finaliza. Palabra de segoviano.