Las comparsas cantaron sus coplas en la Plaza Mayor. / ROCIO PARDOS
Publicidad

Sin resolver aún la duda de si fue por la impostura carnavalera o por el cambio climático que muchos niegan, lo cierto es que el tiempo se puso ayer el disfraz de primavera en Segovia dejando una temperatura “más propia del carnaval de Cádiz que del de Segovia”, tal y como aseguraba la alcaldesa Clara Luquero desde el escenario de la Plaza Mayor.

Los casi 18 grados que el termómetro marcaba a mediodía del ‘domingo Gordo’ del carnaval segoviano hicieron que muchos segovianos se dieran cita en el corazón de la ciudad para poder disfrutar de la jornada junto a las animosas e irreductibles comparsas segovianas.

Así, a los disfraces de las comparsas se sumaron los de los ciudadanos anónimos que no quieren dejar pasar la oportunidad de poner fantasía e imaginación a la vida y cambiar su personalidad diaria para dar vida a lo que quizá quisieron ser en realidad.

A las 13.00 horas, desde el estrado instalado frente a la Casa Consistorial, todos esperaban ya la llegada del pregonero del Carnaval, el músico y animador Salvador Lucio; aunque mucho antes ya estaba con su sempiterno saxofón amenizando la mañana a sus convecinos con su proverbial simpatía.

Acompañado al acordeón por Antonio Cid, Lucio bromeó con el disfraz de ‘clown’ elegido para participar en el pregón y señaló que “siempre quise ser un payaso, porque desde pequeño he oído decir a la gente: mira cuanto dinero tiene ese payaso o mira que casa se ha comprado ese payaso, y creía que vivían muy bien”.

Pero Salva tiene corazón de payaso, de esos que hacen sonreír el corazón con su música y su cercanía, e hizo gala en su pregón de la humanidad que ha demostrado siempre como colaborador amable y desinteresado en todas aquellas causas a las que se le ha requerido.

Tras evocar a La Semifusa –con quien empezó su vínculo carnavalero- relatando las peripecias del madrileño que llega el fin de semana a Segovia en el ‘tango del turista dominguero’, Salvador Lucio fue breve y conciso en su pregón, manuscrito en dos sencillas hojas arrancadas a un cuaderno en las que glosó la “laboriosidad y el entusiasmo” de las comparsas segovianas y de “todos los que han aportado maravedíes y esfuerzo con tanto cariño” para sacar adelante el Carnaval.

El pregonero afirmó que los carnavales “son provechoso caudal de bienes para el espíritu y fomentan la alegría”, e hizo votos para que la edición de 2019 tenga “una feliz recordación y que la gente congenie con este divertimento”.

Tras ser obsequiado por la alcaldesa con la máscara que le acredita como pregonero del carnaval, llegó el turno del concurso de coplas en el que las comparsas pusieron a prueba su ingenio no exento de crítica hacia la actualidad local y provincial. Será el Domingo de Piñata cuando se de a conocer el nombre de la comparsa ganadora, tras la deliberación del jurado formado por profesionales de los medios de comunicación de la Asociación de Periodistas de Segovia.

Las coplas abrieron el apetito a centenares de segovianos que degustaron una excelente judiada elaborada por la Asociación de Cocineros, cuya recaudación irá a parar a la Plataforma del Voluntariado.

Hoy lunes será el turno de los niños, con una doble jornada de protagonismo que comienza a las 11 de la mañana en el Centro Cultural de San José con el concurso infantil de dibujo ‘Disfrázate y pinta tu carnaval’ en el que podrán participar niños hasta los 12 años. Por la tarde será el turno de las comparsas infantiles que desfilarán a partir de las 18.00 horas desde el Azoguejo hasta la Plaza Mayor acompañados por la batucada infantil de ‘Nación colegui’. En la Plaza Mayor habrá una chocolatada preparada y servida también por los cocineros segovianos.

Las comparsas ponen
música al diablillo

Se veía venir. Desde que la oronda figura  del diablillo sentara sus abundantes posaderas en el pretil de la calle de San Juan, fueron muchas las bromas y chanzas que se hicieron no sólo por sus exuberantes medidas, sino por la controversia que se suscitó entre partidarios y detractores de esta escultura.  Obviamente, las comparsas del carnaval segoviano no han dejado pasar la oportunidad para poner en coplas esta polémica, y todas ellas han hecho guiños a este conflicto en mayor o menor medida.

Quien ha dedicado con mayor prodigalidad sus letras satíricas a este conflicto ha sido la comparsa La Semifusa, que dedica toda una copla a “semifusear al diablo ciruelo” con música de ‘Don Diablo’ de Miguel Bosé. La veterana comparsa critica la actitud de los ‘beatones’ y pide a la ‘Santa autoridad’ que “lo tomen con relajo y se aprieten el refajo pues el bicho no se moverá de allí”.

El resto de comparsas dedican estrofas de sus coplas al diablillo, y mientras Semaforito señalan que el Acueducto ya tiene demonio pero “que feo es el pobre”, Vacceos advierte de la tentación del “ciruelo” para niñas y monjas,  y Para que Tu lo Bailes sólo hace una leve alusión a la “provocación de Satán y su ciruelo en San Juan”.

Aunque el diablillo se lleva la palma en cuanto a las alusiones copleras, las comparsas no rehuyen el tono satírico para subrayar problemas candentes de la ciudad como las eternas obras del desdoblamiento de la circunvalación o las ya concluidas en la calle de San Juan. En el ámbito local, Vacceos toca también asuntos como las limitaciones en los conciertos en los bares y Para que Tu lo Bailes reúne en su estribillo asuntos como los presupuestos municipales, los autobuses urbanos e incluso el juicio de las prejubilaciones de Caja Segovia.

Los Semaforitos de San José son quienes acercan al carnaval segoviano la actualidad nacional con las voces de la Reina de Castilla y su corte para  criticar con mordacidad el ‘máster’ de Pablo Casado, el ‘casoplón’ de Pablo Iglesias o la llegada al poder de Pedro Sánchez; sin olvidar a personalidades como el entrenador ‘indepe’ del Manchester City Pep Guardiola o la llegada de Manuel Valls a la política española de la mano de Ciudadanos.

Pero también hay hueco para las críticas hacia el propio carnaval, y las comparsas ponen el acento en la necesidad de una carpa que si bien ayer no fue necesaria, en condiciones normales de tiempo en febrero o marzo se hace indispensable para poder desarrollar las actividades festivas programadas.

El centenario de la llegada de Machado a Segovia tiene también lugar este año en el Carnaval, y las comparsas incluyen poemas en sus programas para resaltar que Segovia recuerda y evoca la figura del autor de ‘Campos de Castilla’.