La plantilla de la perfumería Douglas de la calle de José Zorrilla hacen un llamamiento a los segovianos. / Kamarero

Alicia Cubero es una de las trabajadoras de la perfumería Douglas de la calle de José Zorrilla de la capital segoviana, una de las dos tiendas que la cadena alemana tiene previsto cerrar en la ciudad a raíz del anuncio de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado en toda Europa y que en España puede afectar a cerca de 600 trabajadores (8 en la provincia), distribuidos en 103 establecimientos; 97 se cerrarán y 6 se reestructurarán.

Esta empleada de Douglas, junto a otras compañeras y un compañero de la perfumería de José Zorrilla, ha iniciado una campaña en el propio establecimiento, en redes sociales y a través de la aplicación de mensajería WhatsApp para dar a conocer la situación y solicitar apoyo a sus clientes y, en general, a toda la ciudadanía de Segovia.

Comenta que las dos perfumerías sobre las que pesa la amenaza de cierre en la ciudad, tanto la de José Zorrilla como la de la calle Juan Bravo, tienen una historia de cerca de tres décadas, porque Douglas compró otras ya preexistentes en un periodo de expansión por España. En total, la cadena mantiene cuatro establecimientos en Segovia y los otros dos están ubicados en la avenida del Acueducto y en el Centro Comercial Luz de Castilla.

“A mis compañeros y a mí nos gustaría que ayudéis a difundir la noticia y sobre todo hacemos un llamamiento a todos los segovianos, porque nos quedamos sin tiendas por culpa de las ventas online”. Alicia y el resto de la plantilla afectada mantienen un hilo de esperanza fundamentado en la presión social con la protesta de clientes por los cierres. Precisamente, está previsto que la mesa negociadora del ERE inicie su labor mañana viernes, 12 de febrero, con la previsión de que pueda prolongarse durante un mes.

Reconoce Alicia que las ventas presenciales en el establecimiento se han reducido debido a la crisis sanitaria, como en otros sectores, pero argumenta que la venta online no es comparable a la atención personalizada, menos todavía en una actividad como la perfumería, donde se asesora sobre perfumes, cremas, maquillaje…, especialmente, aunque no de forma exclusiva, “con clientes de toda la vida”.

Por otro lado, explica que otra baza que juega a su favor, al menos en la tienda de José Zorrilla, es que el alquiler no es elevado, como ocurre en otras ciudades. CCOO ha informado de que la empresa encuadra el ERE como parte de su proceso de digitalización y el sindicato entiende que, aunque esos procesos pueden ser necesarios, “no tienen porque tener como consecuencia la pérdida de empleo, sino su transformación, estableciendo soluciones que permitan que las personas puedan seguir manteniendo sus puestos de trabajo”.

En este sentido, califica de “totalmente desproporcionada” la reestructuración y anuncia que en este conflicto colectivo su objetivo prioritario será el mantenimiento del empleo.