Nuevo mamógrafo del Hospital General. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Hospital General de Segovia cuenta con un equipo multidisciplinar que desde varios frentes y de forma coordinada atiende a los casos de cáncer de mama, e investiga para incorporar nuevas terapias y avances en cirugía que aumenten la supervivencia de las pacientes y su calidad de vida.

“Las mujeres de Segovia deben saber que luchamos por nuestras pacientes, que somos un equipo exclusivo para ellas y que detrás del cáncer de mama hay muchos profesionales para apoyarlas. Deben saber que de esta se sale y que hay mucha esperanza”, dice Ana Isabel Gómez Calvo, doctora del Hospital General y presidenta de la Sociedad de Ginecología Oncológica y Patología Mamaria de Castilla y León (Sogocyl).

El equipo que trabaja en el Hospital General reúne a ginecólogos, oncólogos, radiólogos, especialistas en Anatomía Patológica, psicólogos, así como a personal de enfermería, y a los integrantes de un comité de tumores. Entre todos abordan una media de cien casos nuevos al año que se suman a las pacientes con tratamiento o revisiones.
De acuerdo a la información de la Consejería de Sanidad difundida ayer por la agencia Europa Press, en Segovia 1.232 mujeres y diez hombres, con edades medias de 60 y 66 años, respetivamente, tienen diagnosticado cáncer de mama.

La doctora Ana Isabel Gómez Calvo indica que el mayor número de diagnósticos se encuentra en las mujeres de entre 45 y 65 años. Este es uno de los motivos de que en estas edades se implementen la mayoría de programas de cribado y detección precoz.

Por su parte, la presidenta de la junta provincial de la Asociación Española contra el Cáncer, Ana Isabel Sanjosé Rodríguez, señala que hay un uno por ciento de casos por delante y otro por detrás de esta franja de edad, es decir, entre mujeres con poco menos de 45 años o con más de 65.

La ginecóloga oncóloga del Hospital General de Segovia y presidenta de Sogocyl, constata que el envejecimiento de la población aumenta el número de casos en personas mayores, porque “cuanto más viva una mujer más riesgo de cáncer tiene”. “Así, —añade Ana Isabel Gómez— se están observando mayor número de cánceres en la mujer anciana, los cuales tienen un comportamiento biológicamente menos agresivo, y los tratamientos utilizados son muy específicos según la edad de la paciente”.

El aumento de la esperanza de vida de la población es por tanto una de las claves para entender el continuo crecimiento de la incidencia del cáncer de mama, junto con las mejoras en la detección precoz de la enfermedad.

Los especialistas precisan que el cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres, sin embargo en España su tasa de mortalidad “es de las más bajas”.

Supervivencia La doctora Ana Isabel Gómez Calvo recalca que la supervivencia de las pacientes sigue también en ascenso gracias a las terapias y los avances que se están haciendo sobre la enfermedad. Así se refiere a la aplicación de cirugías cada vez menos agresivas y mutilantes, que apenas necesitan un día de ingreso o se realiza en régimen ambulatorio (sin ingreso).

“Tenemos oncólogos que aplican una nueva generación de tratamientos dirigidos específicamente a cada tipo de tumor, no sólo quimioterápico, tratamientos biológicos o ‘targeted therapies’, dice la doctora del Hospital General precisando que se diferencian de la quimioterapia en que están diseñados para bloquear de forma específica aspectos concretos de la biología celular o del tumor.

En el Hospital de Segovia, los anatomopatológos analizan la histología del tumor, sus características y perfiles genómicos. “Estudiamos —señala la ginecóloga segoviana—la firma génica del tumor, que nos indica los riesgos que tiene en el futuro y nos indica exactamente la terapia diana a emplear en cada paciente”. Destaca también el trabajo de los radiólogos y la dotación de nuevos equipos de imagen que ayudan a detectar lesiones antes y así mejorar la supervivencia del paciente; así como la valiosa labor de los psicólogos, y de la Enfermería, (gestora de casos, enfermeras del hospital de día, de consultas de hospitalización, quirófano) por su apoyo, cuidado y trato de las enfermas.

Programa de detección precoz para 25.000 segovianas

La Consejería de Sanidad de Castilla y León lleva a cabo un programa autonómico de detección precoz del cáncer de mama que incluye la captación activa de mujeres de entre 45 y 69 años a las que mediante carta se invita a participar, aunque también se puede solicitar en el centro de salud o en la unidad de mamografía correspondiente. La población diana en Segovia del conocido popularmente como el ‘programa de las mamografías’ es de 24.936 mujeres, según datos del ejercicio 2018.

Cabe señalar que Castilla y León amplía la cobertura que viene definida en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, donde se hace referencia mujeres con edades comprendidas entre los 50 y 69 años.

En el conjunto de Castilla y León mediante este programa se invitó a lo largo del pasado año a 128.382 mujeres de todas las áreas de salud y se realizaron 94.283 mamografías, lo que supusieron 423 derivaciones para la confirmación de diagnósticos.

El Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama, programa de salud pública cuyo objetivo es el de descartar o detectar patologías mamarias, e instrumento reconocido por la comunidad científica para el despistaje del cáncer de mama, se puso en marcha en el área de salud de Segovia en el año 1992. El 22 de septiembre de ese año comenzó su desarrollo efectivo y desde esa fecha ha funcionado ininterrumpidamente.

La prueba de cribado utilizada es la mamografía. La evidencia científica otorga a esta prueba de detección precoz los beneficios de una disminución de la mortalidad por este tumor y de un aumento de las posibilidades de tratamiento.

Sanidad, en su Portal de Salud, recuerda que deben repetirse las mamografías periódicamente, en general cada dos años, salvo que se indique un intervalo menor. Además, aclara que en la mayoría de los casos el resultado será negativo, es decir que no se detecta patología o en todo caso alguna pequeña alteración de características radiológicas benignas y que no precisan más estudios. Aún así, puede ser que se reciba una nueva cita para repetir o completar el estudio con una nueva mamografía o que se indique la necesidad de realizar una ecografía.

“Esto no implica el hallazgo de algo sospechoso, puesto que en algunas mujeres, por las características de sus mamas, es necesario completar el estudio inicial”, avisa en su información Sanidad.
En los casos en que se detecte alguna imagen dudosa o sospechosa se le citará a consulta para su valoración. Puede ser necesario realizar más pruebas, incluso una biopsia, “aunque en la mayor parte de los casos no se confirma que exista patología maligna”, agrega la Consejería.