Fiestas Concierto Union Musical Segoviana KAM9443
La Unión Musical Segoviana, bajo la dirección de Francisco Cabanillas, ofreció un concierto en el kiosco de la Plaza Mayor, que finalizó con la interpretación del Himno a Segovia. / Kamarero

Un dicho sobradamente conocido en esta tierra sostiene que “no hay fiesta ni romería que no pese al otro día”. No es el caso. Las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro no son de excesos, aunque puntualmente los haya. Hay incluso quien señala que hay días ‘tontos’, sobre todo entre semana, con muchos ratos muertos y casi nada en el programa. Con el último chimpún de la traca final de los fuegos artificiales, y después de unos bailables en la Plaza Mayor, el día grande, el de San Pedro, puso fin a las ansiadas celebraciones después de dos años de sequía festiva por pandemia. Han sido doce días de fiestas y ahora la ciudad Segovia se enfrenta a un verano de festivales —ayer mismo comenzaba Folk Segovia con Tanxugueiras— y con turistas por el centro histórico.

Porque los visitantes, incluso extranjeros, han regresado a la capital segoviana, aunque todavía sin alcanzar las cifras de 2019. Un grupo de orientales lo grababa todo en la Calle Real ayer al mediodía: los embutidos de un escaparate, a unos niños comiendo helados, a todos y cada uno de los 25 integrantes que salieron ayer con la Escuela de Dulzaina de Segovia en un pasacalles que, por cierto, no aparecía en el programa buzoneado por el Ayuntamiento… Eran las doce y aunque había movimiento, sobre todo de grupos de turistas, la mañana estaba tranquila. En las terrazas de la Plaza Mayor, las mejores mesas, a la sombra, empezaban a ocuparse y los músicos de la Unión Musical Segoviana ensayaban de manera apacible.

Quince minutos después, fue el bullicio. Por la calle de Isabel la Católica, el tramo de la Calle Real que conecta con la Plaza Mayor, habían llegado los de la Escuela de Dulzaina interpretando sus jotas y pasacalles y, casi al unísono, por Marqués del Arco, junto a la Catedral, donde en ese momento el obispo César Franco oficiaba una misa solemne, hacía aparición la comitiva de La Tajada de San Andrés, con el acompañamiento de ocho músicos de la charanga Chicuelina. Los de la Unión Musical no se lo creían.

Fiestas Tajada San Andres KAM9400
La Tajada de San Andrés es una iniciativa nacida hace 41 años en uno de los barrios más pequeños y singulares del casco histórico es siempre muy bien acogida por segovianos y visitantes. / Kamarero

Tajada de San Andrés

El pequeño autobús de la Línea 10 no podía faltar a la fiesta y los turistas no sabían para donde mirar con tanto estímulo. Bueno, sí sabían, sí, que los de la Tajada traían de comer y beber.

Nada menos que 100 kilos de chorizo, 16 quesos, cinco centros de jamón serrano, tres jamones enteros que iban cortando desde la carroza, un centenar de barras y hogazas de pan y 120 litros de limonada, además de unos 10 kilos de caramelos que iban repartiendo los más pequeños de este colectivo del barrio de San Andrés, que lleva nada menos que 41 años paseando el día de San Pedro por el centro histórico para alegría de todos los que encuentran a su paso.

Eran una comitiva de medio centenar de integrantes de todas las edades, todos ataviados con camisetas azules en las que destaca la cruz de San Andrés. Muy contentos se les veía de recuperar una actividad que surgió desde la Asociación de Vecinos de este pequeño pero bonito barrio del recinto amurallado de Segovia.

“Había muchísimas ganas”, comentó a El Adelantado Luis Gómez, secretario de este colectivo vecinal que recientemente ha renovado su directiva dando el relevo a vecinos más jóvenes, aunque su fundador, Goyo Garrido, sigue en ella para apoyarles en todo.

Fiestas Gigantes Cabezudos KAM9377
Entre lo más tradicional de las fiestas de Segovia se encuentra la comparsa de gigantes y cabezudos, con antecedentes en el siglo XVII, y acompañada desde hace 80 años por Los Silverios. / Kamarero

Gigantes y cabezudos

Los de la Tajada se fueron por la Calle Real en dirección al Azoguejo, donde hicieron tándem con la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, nuevamente acompañados por Los Silverios, después de las correspondientes paradas que cada grupo va haciendo de forma habitual en puntos como la plaza del Corpus, la de San Martín, etc.

En vista de lo ocurrido el sábado 25, cuando gigantes y cabezudos salieron de La Alhóndiga a las 13 horas y no tuvieron tiempo de hacer el recorrido habitual, ayer decidieron adelantar una hora su el pasacalles, que por algo era San Pedro, para mayor disfrute de la ciudadanía. Decenas de personas los fotografiaron y se hicieron selfies, o lo intentaron, con Fuencis y Frutos, la alcaldesa y el alcalde, los más gigantones de todos, y el resto de personajes, representativos de los continentes, así como también con los simpáticos cabezudos.

Solemnidad

Al filo de las 13 horas, la alcaldesa de la ciudad, Clara Martín, con el bastón de mando y escoltada por dos maceros municipales, acompañada por buena parte de la corporación municipal, incluyendo a los portavoces de PP y Ciudadanos, Pablo Pérez y Noemí Otero, respectivamente, recorrió el corto tramo entre la Catedral y la fachada del Ayuntamiento, donde todo el grupo se hizo una fotografía junto a la alcaldesa de las ferias y fiestas y el resto de representantes de barrios y de mayores.

Poco después comenzó el concierto de San Pedro a cargo de la Unión Musical Segoviana, que finalizó con la interpretación del Himno a Segovia, a la que se sumaron la alcaldesa y concejales y ciudadanos y ciudadanas anónimas.

En definitiva, en esa primera mitad de la jornada festiva todo se desarrolló como un San Pedro de los de siempre, muy tradicional y en el que hasta la temperatura acompañó. Eso sí, no hubo toros por la tarde, algo que se ha ido perdiendo, pero sí charangas, un concierto, el y, por supuesto, fuegos artificiales desde el Alto de la Piedad para rematar después con una verbena en la Plaza Mayor.

Balance

La alcaldesa, Clara Martín, y el concejal de Cultura, Alberto Espinar, hicieron ayer al mediodía un primer balance, “muy positivo”, del transcurso de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro, el primer programa que ha organizado el actual equipo de gobierno, ya que en los años anteriores no hubo celebraciones por la pandemia de covid.

“Segovia, que es una ciudad que vive la calle, se ha volcado a vivir las fiestas y hemos visto una participación muy alta en todas las programaciones de eventos que hemos tenido, tanto culturales como deportivos”, aseguraba Martín, a falta de los actos de la noche, entre ellos el castillo de fuegos artificiales.

Al igual que el edil de Cultura, la regidora comentó la alta afluencia de asistentes a la verbena ofrecida por la orquesta Panorama el día 28, víspera de San Pedro, fiesta local, en la plaza de Tirso de Molina del barrio de Nueva Segovia, donde la Policía Local estima que hubo entre 8.000 y 10.000 personas, teniendo en cuenta que no es un recinto cerrado en el que se cobrara entrada.

“Es la primera vez que hemos celebrado un evento de estas características en la plaza de Tirso de Molina y el resultado ha sido muy bueno. La experiencia es positiva y no es descartable que se puedan organizar más eventos en el futuro”, comentaba Martín a preguntas de la prensa local, aunque añadía que también en otros barrios se han llevado a cabo actividades, como las programadas el día 27 en La Albuera, con motivo del Día del Niño, también con buena participación.

Por su parte, el concejal de Cultura destacaba la alta asistencia la noche del martes en Nueva Segovia debido al espectáculo de la orquesta gallega Panorama y hacía hincapié en ese balance positivo de las actividades programadas desde su Concejalía, “siendo la seña de identidad o la característica fundamental probablemente” la alta participación en eventos musicales nocturnos.

Por otro lado, ambos responsables municipales han destacado al falta de incidentes de gravedad y que todo el programa se ha desarrollado con normalidad. Solo debido a la lluvia tuvo que suspenderse el concierto de Reincidentes la noche del jueves 23.

Martín y Espinar han señalado “el funcionamiento y buena coordinación con el resto de servicios municipales, como Policía Local y Medio Ambiente, con un operativo “muy potente de seguridad” y el esfuerzo de los trabajadores de la empresa concesionaria de limpieza, FCC, por limpiar calles y plazas “de una manera bastante eficaz”. En ese sentido, la alcaldesa ha agradecido “el comportamiento excelente” de la gran mayoría de segovianos y segovianas y reconocer “la labor de quienes han trabajado durante todos los días de fiestas”.

verbena panorama 2
Imagen de la plaza de Tirso de Molina, en la madrugada del miércoles. / E. A.