Centro Acuicultura Conferencias Carlos San Miguel 9477
Entrada al Centro de Investigación de Acuicultura, ubicado en Zamarramala.

Desde el año 2011 opera en Zamarramala, el Centro de Investigación de Acuicultura de Castilla y León. Fue un proyecto que impulsó Silvia Clemente cuando fue consejera de Agricultura y Ganadería. Se invirtieron tres millones de euros. Este complejo, ubicado junto al antiguo silo del Senpa, en la carretera de Arévalo, estaba destinado a ser “un centro de referencia, dotado de los más modernos sistemas de investigación”.

Y así debe de serlo. Pero su actividad resulta desconocida para la mayoría de los segovianos. Tan sólo quienes allí trabajan y algunas de las empresas que manejan proyectos en común, son conscientes de la labor que desarrolla y el potencial que puede suponer para llevar a cabo proyectos innovadores en acuicultura.

El objetivo del centro es prestar apoyo tecnológico y transferencia de resultados al sector acuícola de la Comunidad, desarrollando proyectos de investigación aplicada, servicios de asistencia técnica, diagnóstico sanitario y calidad del agua. Las investigaciones que se llevan a cabo en este complejo se dirigen a estudios nutricionales; a lograr nuevas vacunas para peces y trabajos sobre genética y reproducción animal y está previsto iniciar nuevas líneas de investigación en biomarcadores mediante técnicas moleculares, para saber más sobre la salud de los peces.

Desde la Junta destacan las empresas e instituciones que contaron con la colaboración de este centro para sus proyectos como ‘Meal Food’, dedicada a producir harina de insectos; Nutriab, empresa de aditivos; la Organización de Productores Piscicultores; el Servicio Regional de Investigaciones y Desarrollo Agroalimentario; el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología y universidades de Madrid; de Almería; Valencia; y Alicante, y dentro de la Comunidad, la Universidad de Salamanca, de León y la UVa.

Por Castilla y León discurren 35.000 kilómetros de ríos y 45.000 hectáreas de aguas embalsadas que aportan múltiples oportunidades para desarrollar cultivos acuícolas. Un potencial que se aprovecha en este centro para “implementar una cuidadosa gestión sanitaria de los peces, medidas de bioseguridad y de protección del bienestar animal” para impulsar una producción acuícola sostenible y de calidad, que genere empleo vinculado al territorio y fijar población en el medio rural.

Para sus distintos proyectos de investigación, el centro genera la cría, principalmente, de tres especies: la trucha arcoíris, el salmón y la tenca para el estudio de nuevos aditivos e ingredientes a incluir en la fabricación de piensos para peces, que sean más eficaces y ecológicos, de mejor calidad; reducir el impacto ambiental y la producción sostenible con el uso de materias primas propias de la Comunidad, como el uso de leguminosas y harina de insectos, fuente de proteínas para los peces y sustituto de la harina de pescado.

El centro acuícola dispone de cuatro áreas diferenciadas: zona de cultivo; almacenamiento de agua dulce y salada; la ‘zona seca’, con laboratorio, almacén; y zona administrativa. También cuenta con siete salas de cultivo experimental, con sistemas de recirculación del agua con diez tanques por cada sala, tanto de agua dulce como salada. También posee 24 acuarios de pequeña escala para realizar los ensayos y una zona de cultivos auxiliares destinados a la alimentación de los alevines.