Publicidad

Han pasado más de tres años desde que se hizo cargo de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia ¿Qué balance puede hacer de este tiempo?
Desde septiembre de 2016 en que llegué, el balance es muy positivo. Mandar una Comandancia es para un oficial de la Guardia Civil quizá la unidad en la que se ejerce el mando por excelencia, y por tanto es donde se ven cumplidas todas las expectativas como mando. Se tiene la responsabilidad de todo lo operativo, la relación de la Guardia Civil con toda la sociedad. Pero también la responsabilidad de gestión de los medios y del personal, es la labor para la que se ha estado preparando un oficial. En mi caso siento además que Segovia representa una unidad que funciona muy bien, donde los servicios se hacen con mucho rigor y con personal que trabaja con mucha seriedad y pese a las lógicas carencias que tiene cualquier unidad –que quiere siempre más personal y más medios–, aquí se suplen con profesionalidad y con un excelente trabajo.

En este tiempo ¿Cómo ha evolucionado el resultado del trabajo de la Guardia Civil?
Hemos mejorado, hemos impulsando el esclarecimiento de los delitos, estando muy próximos al 50 por ciento, es decir que uno de cada dos delitos se esclarece; y es debido al trabajo del personal de la Comandancia. Todos los efectivos se ven implicados en el desarrollo de las investigaciones y eso es positivo. No son solo las propias unidades de investigación, también los puestos, las unidades de seguridad ciudadana que son las que ejercen una primera labor de prevención, que es algo difícil de medir, porque nunca se puede saber lo que se ha evitado con nuestra presencia en la carretera o en los distintos pueblos. Además las identificaciones, los controles de vehículos… todo eso facilita datos que luego son claves para esclarecer los delitos. En estos años se ha logrado mejorar el esclarecimiento del 30 al 50 por ciento. Además se ha seguido bajando la criminalidad. Estamos en niveles muy por debajo de la media nacional. Si ya España es un país seguro, la provincia de Segovia está por debajo, quiero decir que es una provincia segura. Esto nos anima a seguir trabajando, pues por pocos que sean, cualquier hecho delictivo supone una persona que ha sufrido al ver violentada de algún modo su intimidad. Tenemos que seguir trabajando. Y aquí no se dejan debajo de los papeles o escondidos los hechos delictivos que se producen. Nunca se da por cerrado un caso sin esclarecer. En la Guardia Civil somos bastante testarudos y seguimos la pista a los hechos hasta lograr la plena identificación de los autores.

¿Qué es lo que más le sorprendió a su llegada a Segovia?
Lo que más me ha sorprendido desde el punto de vista interno es la seriedad de los componentes de la Comandancia. Puedo decir que normalmente la gestión de personal es uno de los problemas principales de cualquier empresa u organización donde hay un número importante de personas. Yo pensaba que iba a ser una de las principales preocupaciones que iba a tener cuando llegué. Pero realmente me lo han puesto fácil. Trabajar con este personal, saber que desde el primero al último ponen lo mejor de sí y tratan de hacer su trabajo lo mejor posible, a veces con penurias, es gratificante. Aún teniendo el déficit lógico de estos años en los que no ha habido promociones que reemplazaran a los que se jubilaban que generó un déficit  de personal. Y el no cubrirse esa tasa de reposición en provincias como la de Segovia, donde la delincuencia es menor, es donde más se sufre la falta de personal. Sin embargo el trabajo de los componentes de esta Comandancia ha suplido ese déficit. Se puede haber notado que había menos patrullas o menos guardias por las calles, pero se ha suplido con su profesionalidad.

Si tuviera que destacar una actuación o trabajo realizado en este tiempo ¿Cuál sería?
Es que hay muchos. Cuando llegué aquí me encontré una investigación ya iniciada, que yo recibo e impulso para llevar a cabo la detención de un yihadista. Era algo insólito, insospechable, el que hubiera aquí una persona yihadista; algo totalmente nuevo. Eso desde el ámbito del Servicio de Información. Pero desde el de Policía Judicial ha habido numerosas intervenciones contra el tráfico de drogas. La última con el esclarecimiento, en el desarrollo de la operación, de un asesinato. Son operaciones que dejan el recuerdo del buen trabajo del personal que está bajo mis órdenes. También hay pequeñas actuaciones como las de componentes de puestos que se ven envueltos en una incidencia y actúan correctamente, como un guardia fuera de servicio que se vio involucrado en un accidente y con su rigor puso a salvo a las personas, lo cual hizo que le felicitaran desde otra Comandancia, pues ocurrió en otra provincia. También ha habido rescates, numerosas intervenciones, se han detectado delitos gracias al  buen hacer y a la inteligencia de los guardias… son pequeñas actuaciones que guardo en la memoria.

Recientemente han recibido una felicitación por una actuación en Santo Tomé del Puerto. Pocas veces se les entregan medallas desde instituciones civiles.
Sí. Fue por una intervención en octubre del año pasado. Recibimos la llamada de un trabajador de Santo Tomé del Puerto y, por lo que decía, parecía que podría ser un artefacto explosivo. Vimos que así era y que no deflagró pero porque la mecha no llegó a continuar. Abrimos una investigación y se relacionó con otros hechos de la misma zona, en La Pinilla, en unas excavadoras que se habían incendiado. A partir de ahí se terminó e identificó al presunto autor de los hechos y lo relacionamos con una vivienda de Astorga y todo permitió ser localizado el autor por la Policía Nacional justo cuando llevaba dos garrafas de gasolina con intención de usarlas en una vivienda.

¿Cuál es el principal problema de seguridad en Segovia?
El principal problema ahora son los casos de violencia contra la mujer. Porque son los que mayor preocupación nos generan. Son casos en los que más sensibilidad hay en toda la sociedad por lo injusto de la situación, son casos y situaciones tan dolorosas que se producen, con hijos menores en muchos casos. Cuando ves que hay riesgo para la vida. Todo esto hace que tengamos siempre una preocupación grande sobre estos casos. Desgraciadamente no bajan los casos. Parece que hay una paulatina subida que nos mantiene con la sensación de que en cualquier momento puede ocurrir una desgracia.

¿Cuál puede ser la solución, si cree que la hay?
Todas las semanas hay varias incidencias y estamos un poco desconcertados desde el momento en que no se logra encontrar una forma de atajarlas. Con todo el esfuerzo que se está haciendo sin embargo sigue ahí el problema que no aminora. Creo que la solución no parte solo de las Fuerzas de Seguridad, sino, como se está tratando, es implicar a toda la sociedad y en todos los ámbitos y todos los frentes, desde la educación en la más temprana edad, hasta la movilización de todas las asociaciones para que en cuanto se tenga conocimiento de un caso, dar el primer aviso y poderlo afrontar para reaccionar, anticiparnos y tratar de poner remedio antes de que llegue a una situación más  grave.

Hace tiempo que no se habla de cierres de cuarteles ¿Cuál es la situación actual?
En Segovia ahora mismo de lo que puede hablarse es de que no habrá ningún cierre. No está previsto en absoluto el cierre de acuartelamientos, sino todo lo contrario: se está planteando cubrir las vacantes, aumentar el número de alumnos en las academias, y aumentar la oferta para que haya más guardias civiles que permitan hacer el servicio lo más eficazmente posible. Insisto: en Segovia no hay previstos cierre de cuarteles. Como dijo recientemente la Subdelegada del Gobierno, el planteamiento es que se cubran las vacantes. Ello llevará un tiempo porque las promociones de guardias se van incorporando paulatinamente. Se irán cubriendo las necesidades de la demanda y se hace además cumpliendo con la normativa para que todo el mundo tenga sus horarios y descansos correspondientes. Esto implica que ya no se puede hacer el servicio como hace años, en los que no había límite prácticamente de horarios. Ahora hay que cumplir una normativa que obliga a que haya más plantilla para dar el mismo servicio. Esta  es la gran reorganización que tiene pendiente la Guardia Civil. Cumplir esta normativa supone más plantilla y eso redundará también en que se cumplan mejor los servicios porque podrán hacerse en mejores condiciones.

¿Esto puede redundar también en afrontar el problema de la despoblación rural?
Tener más personal permitirá que haya mayor seguridad, en primer lugar. Y habiendo seguridad vendrán el resto de servicios. Eso ayuda a fijar población. En un pueblo pequeño, como los de Segovia donde esté cubierta la plantilla de un cuartel, supone que hay más familias, y en algún pueblo puede suponer incluso que se pueda abrir el colegio porque haya más niños. Luego creo que para afrontar la despoblación el tema de los acuartelamientos de la Guardia Civil puede ser vital. Mantener un cuartel abierto es un primer paso para luchar contra la España Vaciada.

En la zona del Nordeste se ha generado cierta preocupación por la desaparición de un equipo del Seprona ¿Cómo está este asunto?
Las noticias que han aparecido sobre la patrulla de Ayllón no supone el cierre del acuartelamiento de Ayllón. Es más, puede incluso que en un futuro aumente su plantilla. Lo que se está tratando es de organizar el Seprona, que es una especialidad, no es una unidad de seguridad ciudadana que pertenezca a Ayllón, sino que para realizar el servicio de esa especialidad, que pertenece a la Compañía de Sepúlveda, se plantea una reorganización distinta. No quitamos a los guardias que prestan servicio en Ayllón, sino que se reorganizan. En lugar de estar diseminados en dos patrullas, agrupamos el personal en una sola patrulla de modo que nos permita garantizar que haya un servicio diario en toda la zona.

También se anunció la construcción de un cuartel nuevo en La Lastrilla.  ¿Está afectado este proyecto por la crisis o la formación de un Gobierno?
Esto está contemplado ya en las futuras infraestructuras a construir dentro de los planes de la Guardia Civil, pero no puedo decir cuándo porque todo esto se encuentra pendiente de que se constituya el nuevo Gobierno. Todo seguirá un cauce normal, pero está dentro de la planificación que tiene Guardia Civil para la construcción de nuevas instalaciones. Se va a construir y La Lastrilla será sede de la Compañía de Segovia y sede de otras unidades cómo puede ser la patrulla del Seprona o el equipo Roca de la primera Compañía. Espero que no tarde mucho en iniciarse las obras.

Antes de llegar a Segovia estuvo usted en Estados Unidos ¿En qué consistía su trabajo?
De forma resumida, en gestionar, junto con un consejero de Interior de la Embajada de España, todos los asuntos relacionados con problemas de pasaportes de los españoles en Estados Unidos, solventar problemas relacionados con la seguridad, soluciones de seguridad por robos, hasta gestión de operaciones conjuntas que se puedan realizar en coordinación con asistencia a las autoridades españolas en Estados Unidos, e impulsar las relaciones con todas la policías, de Estados Unidos y de otros países.

También ha ocupado puestos de responsabilidad en la lucha contra el terrorismo en el País Vasco ¿Cree que está ganada esa batalla?
Yo creo que el final de ETA se ha logrado gracias a un trabajo integral desde el ámbito político, el judicial, el internacional y sobre todo el ámbito social. Es un éxito de España en general, no es atribuible a un aspecto concreto. Este problema tuvo en jaque a España durante mucho tiempo y provocó mucho dolor. Pero se sigue trabajando todavía para el esclarecimiento de los hechos que están pendientes de resolver. Como dije antes, la Guardia Civil nunca da por cerrado un caso sin esclarecer. A mí me tocó participar en este trabajo desde muchos prismas, desde el operativo en Bilbao hasta el prisma del análisis y elaboración estratégica, participando en la ilegalización de Batasuna, y al final en el desarrollo de la política antiterrorista, asesorando a los ministros Alfredo Pérez Rubalcaba, que en paz descanse, y Jorge Fernández Díaz.

¿Cómo son las relaciones con otros cuerpos de seguridad en Segovia?
La coordinación que hay tanto personal como profesional es perfecta. Nos reunimos a menudo y mantenemos una relación ya de amistad y mantenemos una coordinación perfecta a la hora de trabajar juntos. Cuando hay una incidencia que atañe a una demarcación distinta, la coordinación es automática para que el trabajo y el servicio sean perfectos, todo en beneficio de la sociedad.

“La Virgen de la Fuencisla podrá lucir un manto con los colores de la Guardia Civil”

 

¿Considera que la Guardia Civil está bien valorada por la ciudadanía de Segovia?
En efecto. Y queremos agradecerlo. Por eso, con motivo de los actos del 175 aniversario de la fundación de la Guardia Civil, vamos a celebrar un acto de entrega de un manto a la Virgen de la Fuencisla el 7 de diciembre como regalo de la Comandancia a todos los segovianos. Queremos que los segovianos tengan un recuerdo y por ello ese manto llevará nuestros colores identificativos. La patrona de Segovia podrá lucir un manto con los colores de la Guardia Civil.

También hubo otro reconocimiento por parte del Ayuntamiento de La Granja ¿no?
Sí, el Ayuntamiento de La Granja nos concedió en un pleno la medalla de oro al Acuartelamiento de la Guardia Civil de la Granja, y se entregará esta medalla el próximo 12 de diciembre. Es también una satisfacción para nosotros que un ayuntamiento nos conceda este tipo de premio que, aunque nosotros tengamos claro que no hay mayor satisfacción que la de servicio bien realizado y el deber cumplido, también nos enorgullece tener el reconocimiento del Ayuntamiento, que nos hace saber que contamos con el respeto de sus vecinos y por lo cual solo nos queda dar las gracias por esa medalla y decir que vamos a seguir trabajando.