Un estudiante de cocina realiza una de las tortillas de patatas presentadas al concurso. / KAMARERO
Publicidad

Cebolla sí, cebolla no. Su presencia o ausencia en la tortilla de patatas es uno de los debates más enconados cuando se trata de gustos culinarios, un asunto para nada baladí.

A este problema, y alguno más, tuvieron que enfrentarse los alumnos de cuatro escuelas de hostelería de Castilla y León que ayer se dieron cita durante toda la mañana en el CIFP Felipe VI para participar en un concurso de tortilla de patatas dentro de una jornada de exaltación del aceite de oliva virgen extra.

Ocho alumnos de cocina y otros tantos de sala de los centros de estudios CIFP Ciudad de Zamora, IES Jorge Santayana de Ávila, IES Diego de Praves de Valladolid y el anfitrión CIFP Felipe VI de Segovia, unidos por sorteo (la única premisa es que fueran de centros diferentes), se dispusieron a encandilar a un jurado formado por un representante de cada centro, el gerente de la Agrupación Industrial de Hosteleros de Segovia (AIHS) y el segundo ‘maitre’ del restaurante José María.

Con algo menos de una hora para cocinar con ingredientes de kilómetro cero y aceite de oliva virgen extra, y en torno a 60 minutos de exposición, donde los alumnos de sala tuvieron que presentar, trinchar y ‘vender’ el producto, el jurado premió la labor de cocina de Henar Franco (CIFP Ciudad de Zamora), Javier García (CIFP Ciudad de Zamora) y Jorge Hernández (IES Jorge Santayana), así como el desempeño en sala de Raúl Fernández (CIFP Zamora), María Sanz (CIFP Felipe VI) y Gregori Herrero (IES Jorge Santayana). El CIFP Ciudad de Zamora fue reconocido también por sumar más puntos en su conjunto.

Los premiados recibieron un trofeo y un lote de productos Denominación de Origen (DO) Baena que previamente habían catado tras recibir una clase magistral de José Manuel Bajo Prados, secretario general del Consejo Regulador de la DO, y conocer el proceso de elaboración del salmorejo.