Publicidad

Nadie puede esperar que en Segovia un 4 de diciembre haga calor. El frio preinvernal suele hacerse presente en una ciudad  acostumbrada a las bajas temperaturas, pero ni aún así los segovianos se arredran para participar en el acto de celebración de la festividad de Santa Bárbara, patrona de la Artillería, que desde hace 10 años convierte la Plaza Mayor en el punto de encuentro de la ciudad con los artilleros que desde hace más de dos siglos y medio tienen Segovia como su hogar.

El amplio espacio de la Plaza Mayor –reducido este año por la presencia de la exposición móvil de la Fundación La Caixa sobre el cineasta George Melies- volvió a ocuparse con la formación de la unidad de alumnos de la Academia de Artillería al mando del teniente coronel Ricardo Rodríguez, que participó en el acto central de la fiesta de su patrona, precedido por la misa solemne celebrada en la contigua iglesia de San Martín.

Una amplia representación de las autoridades civiles y militares de la provincia, con la alcaldesa Clara Luquero a la cabeza asistió al acto castrense presidido este año por el general director de Enseñanza, Instrucción, Adiestramiento y Evaluación Amador Enseñat y Berea; pero los verdaderos protagonistas del acto fueron los cerca de 100 hombres y mujeres que pasaron ante el estandarte de la Academia de Artillería para formalizar la jura de bandera civil que se enmarca en esta celebración.

El coronel director del centro de enseñanza militar José María Martínez Ferrer fue quien tomó el juramento o promesa a los ciudadanos participantes, que posteriormente fueron pasando de uno en uno ante la enseña nacional. Emoción y nervios fueron los sentimientos más comunes en todos los jurandos, entre quienes se encontraban las concejalas del PP en el Ayuntamiento de Segovia Silvia Pasarón y Elena Jimeno, el diputado provincial del PP Jaime Pérez  o el director de la Real Academia de San Quirce Rafael Cantalejo.

Posteriormente, en su alocución, el coronel Martínez Ferrer puso de manifiesto la importancia de la jura de bandera, y agradeció a los participantes la expresión a través de este acto del compromiso “con su patria y con sus conciudadanos”. Así, señaló que este acto supone “nada mas y nada menos que proclamar su voluntad de intentar hacer bien las cosas en nuestra vida diaria, de participar activamente en nuestra sociedad, de cumplir con las responsabilidades laborales y sociales de cada uno… en definitiva, de poner cada día nuestro granito de arena para  construir una sociedad mejor, más unida, justa y libre y solidaria”.

En el mismo sentido, la alcaldesa Clara Luquero  señaló que la bandera “representa los valores constitucionales que nos hacen ciudadanos libres e iguales ante la Ley”, y aseguró que la bandera es  “de todos y de todas… Porque no se puede ondear la bandera de España sin respetar la igualdad entre hombres y mujeres;  no se puede ondear la bandera de España despreciando al diferente”.

El acto enmarcó también la entrega de recompensas y distinciones al personal  militar de la plaza, así como los títulos de ‘Artillero de honor’ a las personas que se han distinguido por su colaboración y apoyo a la Academia de Artillería. Este año, los premiados fueron el director de la ETS de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid Felix Pablo Pérez Martínez, el geólogo Andrés Díez Herrero, la historiadora Mercedes Sanz de Andrés,  el ingeniero Juan Carlos Sánchez Sosa y los subtenientes Pedro Manjón Barahona y José Javier Pascual Barrios.

 

La Academia, referencia

 

El general Amador Enseñat y Berea no ocultaba ayer el orgullo y la emoción  por participar en la festividad de Santa Bárbara en Segovia, cuna de la artillería española, “que nos obliga a cumplir mejor con nuestro deber, y  con un compromiso que estamos muy contentos de poder cumplir y que lleva implícito ser mejor ciudadano todos los días, tal y como han prometido o jurado las personas que han participado en esta emotiva jura de bandera”.

Enseñat señaló que la Artillería  vive la misma situación que vive el resto de las Fuerzas Armadas “empeñándonos todos los días en cumplir con nuestro deber y obtener el máximo partido de los recursos que el Gobierno pone a nuestra disposición, que son los que ponen todos los ciudadanos con su dinero para estar en las mejores condiciones para defender a España”. Asimismo señaló que la Academia de Artillería “sigue y seguirá siendo un referente para el arma y para las Fuerzas Armadas,  a través de la enseñanza que forma a los mejores artilleros  en sus 256 años de historia, y ahora adaptamos  nuevos modelos y nuevas tecnologías como los simuladores que dan servicio a toda la artillería de campaña y antiaérea que forma parte de nuestro ejército”.