Procesion
Las cofradías exhibieron su fervor en las calles. /NEREA LLORENTE

Fue en 2017, coincidiendo con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional, cuando Segovia pudo disfrutar por última vez del programa completo de actos religiosos y devocionales que llevaron a la Semana Santa segoviana a obtener tan ansiado reconocimiento. Desde aquel año, las inclemencias meteorológicas y el brutal impacto de la pandemia cercenaron las ilusiones de hermandades y cofradías por poder desarrollar una Semana Santa ‘de las de antes’, por lo que 2022 entrará por derecho en la historia cofrade segoviana como el año del regreso, en el que todo volvió a la tan ansiada normalidad.

Y la normalidad volvió por todo lo  alto. Las estaciones de penitencia y traslados procesionales del Jueves Santo ya avanzaron la masiva respuesta de un público sediento de emociones cofrades, y el Viernes Santo, el recordatorio de la Pasión de Cristo a través de las imágenes de la ‘Procesión de los Pasos’ eclosionó en una brillante procesión que ha supuesto una necesaria inyección de moral para unas cofradías que han vivido con entereza y resignación cuatro años  de ausencia total y parcial en las calles de la capital.

Una jornada primaveral , con temperaturas cercanas a los 20 grados, favoreció decisivamente la masiva participación del público, espoleada por la presencia de miles de turistas que pudieron vivir el ambiente cofrade a lo largo de todo el día. Por la mañana, la llegada de las cofradías del Santo Cristo de San Marcos y Los Gascones en sus hermosos traslados procesionales, sirvieron como preludio para la procesión de la tarde. Mientras tanto, en la Catedral, un numerosísimo público visitaba el improvisado museo cofrade  en el que el trascoro y las capillas de la seo segoviana albergan las imágenes dispuestas a procesionar, y que permiten ver la riqueza y variedad de la imaginería religiosa segoviana que conservan y atesoran las cofradías.

Ya por la tarde, la procesión calentaba motores desde la Plaza del Azoguejo, donde se concentraban las bandas de cornetas y tambores de las distintas agrupaciones para subir por la Calle Real hasta la Catedral a los sones de sus marchas procesionales, una hora y media antes del inicio del cortejo procesional.

Dentro de la Catedral, la emoción y el nerviosismo se hacía patente  a medida que se acercaba la hora del comienzo. Los últimos retoques a capirotes, hábitos y mantillas, el peso de las cruces de los penitentes, los adornos de los tronos y carrozas  se ponían a punto para que a las 20,30 horas, la puerta de San Frutos se abriera para que el Guión de la Santa Iglesia Catedral marcara el inicio de la procesión, precedida por el estandarte y grupo a caballo de la Junta de Cofradías.

Pero este año la incertidumbre tampoco quiso faltar a la cita con la Semana Santa segoviana, y la Cofradía del Santo Cristo de San Marcos tuvo la mala fortuna de protagonizar el ‘susto’ del día, cuando instantes antes de iniciar su participación tuvo que  detenerse al detectar el pinchazo en la rueda trasera izquierda de la carroza que traslada la bonita imagen titular de la cofradía.  Fueron minutos de desesperación e incredulidad para los integrantes de la cofradía ante un hecho que ponía en serio riesgo su participación en la procesión, ya que la carroza no contaba con un repuesto para reemplazar la rueda dañada; pero la solución llegó  en forma de un ‘spray’ de reparación de pinchazos y el empleo de un compresor para insuflar aire a la rueda con los que se pudo resolver el incidente.

Así, el orden se vio obligadamente alterado, y la imagen de San Marcos salió en último lugar tras la de la Soledad Dolorosa de Santa Eulalia, que tradicionalmente cierra el cortejo procesional.

A su llegada a la Plaza de la Artillería, las cofradías – con la salvedad de la de la Oración en el Huerto de San Lorenzo. cruzaron el Acueducto para desde el Azoguejo regresar a sus parroquias, extendiendo la emoción cofrade casi hasta la medianoche en toda la ciudad.

Galería de fotos

La Procesión de los Pasos en Segovia, en imágenes