Publicidad

Más de treinta años llevan los bibliobuses de la Diputación recorriendo las carreteras de la provincia para tratar de llegar al mayor número de municipios posibles y ahora, por primera vez, empezarán a compartir estantes con la ingente cantidad de cultura que albergan.

Bajo el amparo de la institución provincial y con la inestimable colaboración de las bibliotecarias responsables del servicio, la escritora Cristina Oleby y el ilustrador Jesús Navarro han plasmado en papel la importancia que los bibliobuses tienen en el desarrollo educativo y cultural de los más jóvenes con la publicación de ‘Historia de un bibliobús’, un cuento para el que han contado con la colaboración de cerca de 150 escolares de la provincia.

Durante dos meses, los autores compartieron aula con los alumnos de los colegios de Otero de Herreros, Villacastín, Aguilafuente y Bernardos para mostrarles el proceso de publicación de un libro, desde que se empieza a imaginar una historia hasta que se lleva a imprenta para su posterior venta.

“Ha sido muy enriquecedor trabajar con los niños, tienen una imaginación desbordante. Ha sido un proyecto complicado, pero muy satisfactorio cuando se ve el resultado”, asegura Cristina Oleby, una afirmación que también comparte Jesús Navarro. “Ha sido un proceso muy divertido, los niños tienen ideas muy sorprendentes, aportan otra perspectiva”, añade.

Así, y formando pequeños grupos, los escolares fueron reescribiendo cuentos clásicos como ‘Caperucita Roja’, ‘Blancanieves’, ‘Alicia en el País de las Maravillas’ o ‘Cenicienta’, aportando ideas tanto a Oleby como a Navarro para terminar siendo fundamentales en el producto final, del que se han editado 500 copias -con posibilidad de duplicar la tirada- que pronto se encontrarán en las bibliotecas de los colegios de los pueblos de la provincia, en tiendas, y en los propios bibliobuses.

Para José María Bravo, diputado de Cultura, Juventud y Deportes, se trata de un libro “con el que incentivar aún más la lectura, sobre todo del público infantil. Pero no nos limitamos a eso, y prueba de ello es que con los bibliobuses llegamos a público que supera los 80 años, y eso es algo que nos congratula y nos hace seguir trabajando en la misma línea”.

El servicio de bibliobuses, que llegan a más de 225 municipios de toda la provincia y cuenta con cerca de 10.000 usuarios, no sería posible sin el trabajo de los conductores y de las tres bibliotecarias que van en ellos, así como del centro coordinador. “Ellas lo viven, para hacer este trabajo hace falta tener vocación, un amor por la lectura que transmitir día a día por todos los rincones de la provincia de Segovia”, asegura Bravo.

Unas bibliotecarias que han desempeñado un papel fundamental en la edición del libro, un proyecto que arrastraban desde hace “muchísimo tiempo” y que por fin han visto hacerse realidad.

“Nos parecía muy bonita la idea de hacer un cuento infantil, pero que también estuviera orientando al público adulto. El protagonista es el bibliobús y la labor cultural que desarrolla en toda la provincia desde hace más de 30 años. Ha sido una experiencia muy gratificante”, confiesa Pilar Martín, que junto a María Jesús Artalejo y a Esmeralda Arribas desarrolla esta labor.

En el libro aparecen todos los personajes clásicos de los cuentos con el bibliobús como hilo conductor de una historia que comienza cuando tres amigos, Marina, León y Salim, descubren un autobús abandonado y lleno de libros en su interior. Su deterioro por el paso del tiempo lleva a los tres jóvenes a reinventar las historias para, al final, terminar contagiando su afición al resto del pueblo. “Es una perfecta alegoría de los que hacemos con los bibliobuses, contagiar el gusto por la cultura a toda la provincia”, sentencia Bravo.