ambulancia
Desde CCOO siguen rechazando el convenio porque no cumple sus expectativas económicas. / NEREA LLORENTE

A consulta sometió UGT el preacuerdo alcanzado con la patronal del transporte sanitario para el convenio de transición que regirá el sector los próximos meses —en septiembre comenzará a negociarse un convenio a largo plazo— y los trabajadores lo han apoyado por mayoría.

Un total de 1.353 profesionales participaron en el referéndum en toda Castilla y León —hay 1.897— y de ellos 907 votaron a favor del preacuerdo, lo que supone un 67,0 por ciento; mientras que los otros 430 lo hicieron en contra (31,8 por ciento). Por ello, al conseguir el respaldo de los trabajadores, UGT y la patronal firmarán hoy el convenio de transición, según confirmó ayer Miguel Ángel Mateo, secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT Segovia.

La rúbrica se llevará a cabo en Zaratán (Valladolid), en la sede de la empresa, y acudirán representantes de UGT de las nueve provincias. La duda está en saber qué hará CCOO, el otro sindicato presente en la mesa de negociación. Y es que desde el primer momento, CCOO se ha mostrado en contra de este preacuerdo, por entender que no cumple las expectativas económicas.

En caso de que solo UGT refrende el texto, explicó Mateo, se considerará un convenio de eficacia limitada, de modo que tras ser firmado por el sindicato y la patronal, tendrán que ser los propios trabajadores, uno a uno, los que se vayan adhiriendo a él. Una vez que el 50 por ciento de los profesionales lo haya firmado, se considerará ya un convenio de eficacia general y en ese momento la empresa puede aplicarlo a todos los trabajadores o, por el contrario, solo a aquellos que se hayan adherido, de modo que el resto no contaría con las mejoras pactadas, advirtió Mateo.

En cualquier caso, recordó que al ser un convenio de eficacia limitada, los trabajadores pueden firmarlo o no, ya que se trata de algo voluntario.

NUEVAS NEGOCIACIONES El texto que se firmará hoy, en principio, solo estará vigente unos meses, ya que en septiembre los sindicatos tienen que empezar a negociar con la patronal un nuevo convenio, ya a largo plazo, que entraría en vigor el próximo 2019.

En este sentido señaló Mateo que “una línea roja de UGT era recuperar ese 5,19 por ciento que se había quitado en 2013; mientras que CCOO quería hacer un convenio a más larga duración, pero la empresa no estaba por la labor. Por eso, como se dice aquí, ‘vale más pájaro en mano que ciento volando’, y una vez que hemos consolidado en tabla el 5,19 por ciento, pues ya podemos empezar a negociar a más largo plazo”.

El texto negociado entre UGT y la patronal incluye, según el sindicato, “mejoras sustanciales en el convenio como: un día más por fallecimiento de familiares de tercer grado; aclaración en los días de libre disposición no pudiendo argumentar necesidad del servicio; y una jornada máxima anual de 1.800 horas anuales”.

Sin embargo, para CCOO, con este convenio “la patronal tendrá más de 1.500.000 euros de ganancias” que no revertirán en los trabajadores y tendrá “consecuencias negativas muy claras para todo el sector: seguimos teniendo los salarios más bajos del transporte sanitario de toda España; el próximo 31 de diciembre de 2018 nuestros sueldos vuelven a la posición de salida, es decir, al año 2012 (seis años después); y con la subida global del 5 por ciento para todo el tiempo que dure el convenio (2015-2018) a duras penas se mantendrá la subida del IPC durante estos cuatro años”.