UCCL resume el 2019 como un año decepcionante y desigual

El sector agrícola y ganadero reclama una vez más un reforma de la PAC dado que en la provincia 3.265 trabajadores dados de alta en este sector mientras que cerca de 7.000 son los que benefician de las ayudas

177
El presidente de UCCL durante una convocatoria de prensa./ E.A.
Publicidad

Si el año 2018 fue para el sector de la ganadería y la agricultura “aceptable”, pero “mejorable”, el presente periodo que estamos a las puerta de cerrar ha sido “malo” y sobre todo “desigual” entre los diferentes sectores según asegura la organización profesional agraria UCCL-Segovia.

Haciendo un resumen del ejercicio, el presidente de UCCL-Segovia, Juan Manuel Palomares, recordó que la sequía que caracterizó al invierno de 2017, sigue hoy dando coletazos en el campo aunque en menor medida que en el pasado 2018.

La falta de relevo generacional, el escaso control de la política de precios y los altos costes de producción siguen generando bajas en cuanto a los activos que en los últimos años ha generado un descenso del 18% en Castilla y León y del 12% en Segovia de afiliados al régimen ganadero de la Seguridad Social. Unión de Campesinos sigue demandando una PAC más justa con reformas estructurales para poner en valor la figura del “agricultor genuino” para que quienes reciban estas ayudas europeas demuestren que al menos el 25% de sus rentas provengan de rendimientos agrarios. Según sus datos tan solo en la provincia existen cerca de 7.000 personas que perciben ayudas PAC mientras que solo 3.265 están registradas en la Seguridad Social Agraria. Además en Castilla y León hay más de un 40% de titulares que están ya jubilados y que también siguen recibiendo de estas ayudas.

“Este problema ya se ha solucionado en países como Francia y Alemania. No se entiende como en España se sigue permitiendo que aquí que gente que no trabaja la actividad agraria como la Iglesia, el Ejercito, Renfe o AENA”.

La desigualdad que se asegura que se ha sufrido este año viene dada por los diferentes sectores. Ha sido un mal año para el cereal, aunque mejor que en el 2017, por la escasez de lluvias que ha condicionado los rendimientos. La mala cosecha del cereal obliga a un mayor gasto a los ganadores y a la larga eso afecta en el precio de los pienso que tienen que comprar los ganaderos, que se ven obligados a comprar a pesar de que estos suben de precio ante la alta demanda. Del mismo modo las pocas ayudas por parte de las administraciones no ayudan a que este sector consiga repuntar.

Mientras que el cereal no tuvo buen año, si lo fue para las hortalizas que aunque con una siembra tardía y debido a que no se han producido heladas ha favorecido el ciclo vegetativo con una buena cosechas. Principalmente para la zanahoria y el puerro. Sin embargo la cosecha de remolacha fue mala y su precio ha caído de los 48 a los 36 euros/tonelada.

GRAN AÑO PARA EL CERDO
En el sector de la ganadería también existen buenas noticias. Para el porcino el 2019 ha sido un años histórico, en parte gracias a que la crisis porcina de China a favorecido la demanda de este producto tan típico de la provincia de Segovia.

La otra cara de la moneda está en los sectores ovino y vacuno con una ligera una bajada en la producción que ha sido resultado del cierre de varias granjas, mientras que el resto han elevado la producción por la redimensión de las mismas.

Los ganaderos siguen reclamando una mejor gestión de la sanidad animal en cuanto a la tuberculosis en el vacuno de carne con un mayor control de la fauna silvestre y mayores pruebas de contraste ante un positivo de esta enfermedad.

En otro orden de cosas la UCCL reivindica la falta de interés respecto a su sector por parte de la Diputación y muestra su preocupación respecto al Brexít y las consecuencias que ello puede conllevar.