De izquierda a derecha, Jorge Carrasco del restaurate 'Jose María', Lucía Llorente de la cafetería Alcazar y Jaime Mateo de 'Distribuciones El Parque'. / NEREA LLORENTE
Publicidad

¿Qué pueden tener en común tres segovianos de tres generaciones diferentes? Lucía Llorente tiene 21 años y trabaja en la cafetería del Alcázar, Jaime Mateo tiene 33 años y trabaja en ‘Distribuciones El Parque’ y Jorge Carrasco, de 43 años, trabaja en el restaurante ‘José María’. Los tres se dedican de una manera u otra a la hostelería, pero tienen otra cosa en común y es que todos han realizado y superado con éxito el curso internacional de ‘Sumiller Profesional’ impartido por la Escuela Internacional de Cocina de la Cámara de Comercio de Valladolid. En los próximos meses recibirán el título que les acredite como sumilleres y por tanto, nuestra ciudad contará con tres nuevos sumilleres.

Lucía, Jaime y Jorge realizaron este curso para poder conocer a fondo el mundo del vino. Gracias a él han ampliado conocimientos sobre la vid y el viñedo, la crianza de vinos, como se lleva a cabo la cosecha, conocimientos básicos de enología, el funcionamiento comercial del vino, las denominaciones de origen, etc. Esto les sirve para poder ofrecer diferentes productos a un cliente, cada vez más inquieto por conocer lo que consume y que, en muchos casos, tienen unos amplios conocimientos en materia de vinos u otros productos. Además, estos segovianos no solo han aprendido nuevos conocimientos sobre vinos, sino que han ampliado sus conocimientos en el mundo de la cerveza artesanal y otros licores.

A un turista que venga a probar platos típicos como pueden ser los judiones de la granja, cochinillo asado y ponche segoviano, si quisiese degustar un buen vino que no fuese el de la casa, le recomendarían un vino de la tierra, como son los de la Ribera del Duero. Para poder recomendar un vino a los comensales, lo primero es escuchar al cliente, saber sus gustos, que van a degustar y a raíz de esto los sumilleres pueden recomendar un vino acorde al cliente o a la comida que están consumiendo, ofreciendo nuevas alternativas a los comensales con las que seguro quedarán más que satisfechos.