La Guardia Civil ha recuperado gran parte del material sustraido. / E.A
Publicidad

La Guardia Civil de Segovia ha detenido a tres personas y mantiene la investigación de otras tres por su presunta implicación en los delitos de apropiación indebida y otro continuado de hurto, ocurrido en una obra llevada a cabo por una empresa subcontratada por ADIF en el túnel del AVE de Guadarrama.

La investigación comenzó tras la interposición de la pertinente denuncia por parte de la empresa subcontratada por la sustracción de 1650 placas GPR-21 de acero, las cuales son utilizadas como apoyo a las traviesas del AVE.

La Guardia Civil realizó la inspección de varios centros de recuperación de hierros y metales de las provincias de Ávila y Segovia, que dio como resultado la identificación de los autores de los hechos, siendo los mismo seis trabajadores de dicha empresa, quienes aprovechando el turno de noche, se dedicaban a sustraer en pequeñas cantidades las citadas placas, las cuales mezclaban con otros materiales de menor valor de la obra.

Se pudo comprobar que el material sustraído era almacenado en una finca ubicada en la localidad de Madrigal de las Altas Torres (Ávila) para su posterior venta. Los implicados utilizaban dos vehículos de la empresa, llegando a vender más de 28.000 kilogramos de materiales.