María Pía Ortega.
Publicidad

No es nada fácil iniciar la actividad y consolidar, una organización, asociación o un aula dedicado a difundir la cultura y el arte.
María Pía Ortega, directora del Aula de Cultura Hontanar, y todo el equipo que la rodea, comenzaron hace unos años y lo hicieron con los medios que tenían a su alcance: Amigos, medios de comunicación, redes sociales… todo valía para darse a conocer. Hoy, el Aula de Cultura Hontanar, tiene espacio propio en el panorama cultural segoviano. En las múltiples actividades que organiza, nunca falta una alta participación de público, en la que ya es su sede oficial, la Sala Vicaría del Hotel San Antonio el Real. En sus conferencias, nos acercan al conocimiento profundo de épocas, lugares, movimientos culturales… siempre desde un punto de vista cristiano.

Se resiste a ser considerada el “alma” del proyecto pero, María Pía Ortega, ha sido siempre el motor del Aula de Cultura Hontanar. Junto a ella, han trabajado duro, su marido: Javier de la Cuadra Salcedo, quien lleva desde siempre las relaciones con el exterior; Lola Merinero, amiga y compañera de fatigas o, Tania, quien desde sus puesto en el Hotel San Antonio el Real, permite que cada evento sea un éxito… y, por supuesto, no se puede olvidar que Isaac Martín, dueño del hotel, quien desde el principio permitió que la aventura tuviera un lugar donde asentarse.
De cómo y porqué, del esfuerzo realizado hasta hoy, y del futuro … María Pía nos habla en esta conversación…

— Ha comenzado un nuevo curso de Aula de Cultura Hontanar con la intervención de Mercedes Sanz en una conferencia…
— Sobre la Orden de los Capuchinos. Estuvo genial, completamente lleno. Mercedes hizo un interesante recorrido por la historia de la orden, incluso en Segovia. Recorrió sus orígenes, y las crónicas que fueron marcando su existencia y, para terminar, las criptas de los capuchinos, decoradas con huesos… realmente espectacular.

— Antes de hablar del curso que ha comenzado ¿cuándo y cómo comenzó la historia de Aula de Cultura Hontanar?
— Nosotros comenzamos en enero del año 2011 en el mismo lugar que actualmente seguimos, en el Hotel San Antonio el Real, en la Sala Vicaría. A través de la hermana de Isaac Martín, el dueño de este hotel, quien me lo presentó, se arriesgó con nosotros y, nos dijo que él nos daba la oportunidad de utilizar la sala de manera gratuita. Por eso lo hacemos.

Desde enero de 2011, comenzamos con la idea de difundir cultura porque lo que nosotros pretendemos es dar a conocer el sentido trascendente que tiene toda la cultura en este país. Cuando hablamos de visitas a las iglesias románicas, que hemos hecho muchas, de conferencias dedicadas a las catedrales, a las vidrieras, a la literatura del siglo de oro… Hemos tenido conferencias, de todo tipo, sobre todo sobre literatura, arte…

Todo esto es para dar a conocer a la gente la trascendencia que tiene nuestra cultura, la raíz cristiana que tiene, no solo Europa sino España. Nosotros nos centramos mucho en Segovia porque Castilla tiene una raíz cristiana evidente. Y no nos queremos quedar en la visita, entrar, mirar, explicar y salir. Queremos que las personas conozcan el fondo y el porqué de todos esos edificios.

El año pasado nos dedicamos a los monasterios, no solamente en España. Comenzamos por un monasterio que hay en Soria, que es románico y pertenece a una familia que lo restauró y, ahora conservan la iglesia y el resto, lo mantienen de manera parecida a San Antonio el Real. Lo dedican a eventos, a bodas, a conciertos… Se llama Santa Eufemia. Otra conferencia muy bonita fue la que dedicamos a la Orden del Cister, cómo surge la orden, cómo se extiende por toda Europa y por España, con el sentido tan trascendente y profundo que significó el Cister en Europa. Después tuvimos otra conferencia sobre la monarquía y los monasterios… Todo muy relacionado con las órdenes religiosas. Este año hemos abierto con una conferencia pronunciada por la historiadora Mercedes Sanz, con el título de “Crónicas de la Orden de los Capuchinos y su fundación en Segovia” que significó, no solamente cómo se crea esta orden en Segovia, sino la trascendencia que tiene la orden de los Franciscanos. Por qué se separan los Capuchinos de los Franciscanos… Es una historia muy bonita.

Lo que intentamos es llegar al corazón de las personas. Que las personas que acuden a las conferencias, se encuentren en esa sala como en su casa, a gusto, acogidos con cariño… porque no buscamos nada a cambio, solo buscamos difundir cultura y difundir conocimiento.

— ¿Eres el alma de Hontanar?
— No, no lo soy. El alma de Hontanar somos todos. Es Isaac, la persona que nos ayuda en el hotel… Son todos los conferenciantes que hemos tenido desde 2011, personas que participan de manera altruista, sin cobrar nada… que en algunas ocasiones se desplazan desde Madrid hasta Segovia, gente que solamente tiene el interés de dar a conocer lo que ellos saben. Para mí, ese es el “alma” de Hontanar. Sin estas personas, nosotros no podríamos funcionar.

Hay quien no se cree que no pagamos a los conferenciantes, piensan que el hotel nos cobra… ¡En fin! Creo que según está montada la vida hoy, con intereses económicos para todo, el papel que nosotros tenemos es muy pequeño y eso sí, tenemos amigos y amigas que nos ayudan a difundir… pero, no podemos abarcar más porque somos muy pequeños.

— ¿No recibís ninguna ayuda?
— No, no tenemos ninguna financiación y tampoco la queremos. No queremos depender de nadie, no queremos que nadie nos diga qué tenemos que hacer, qué conferencia organizar, de qué tenemos que hablar… No, nosotros nos movemos con total libertad para ofrecer lo que creemos que es más conveniente en cada momento y tenemos la suerte de contar con gente de primera categoría.

— ¿Quienes serán los colaboradores de este curso?
— Por ejemplo, Mercedes Sanz, que ha pronunciado la primera conferencia, es una buena amiga. La siguiente conferencia puede ser muy bonita. Va a ser sobre la iglesia de San Millán, en noviembre pero, lo que hay que contar es tan importante que, con una sola conferencia no va a ser suficiente y tendrán que ser dos. Será como un pequeño mini-curso que pronunciará la historiadora María Luisa Herrero, quien ya ha colaborado con nosotros en otras ocasiones. Hablará sobre “El lenguaje oculto de la Iglesia de San Millán”, que no es nada esotérico, al contrario, hablará de lo que transmiten los capiteles, la techumbre, la misma iglesia…

Alrededor de esta iglesia, hay una historia, con Alfonso I el Batallador, con doña Urraca, con Roma, con los obispos que había entonces…. Esa iglesia, la ves y piensas ¡qué bonitos los capiteles y el presbiterio! Pero además, encierra una historia muy importante. Nosotros nos dedicamos a difundir estas historias entre la gente que no dispone de las horas necesarias para pasarlas en una biblioteca investigando cosas así. Nosotros llegamos hasta donde llegamos… lo hacemos con el corazón.

— ¿Es fácil poner en marcha una asociación o grupo destinado a realizar una actividad como esta, y que funcione?
— Nosotros no somos asociación, nunca hemos querido constituirnos como asociación, apuntarnos, pagar una cuota…. No tenemos una base de asociación porque eso significaría manejar dinero (algo que ni queremos ni podemos) pero, es cierto que al principio costó mucho. Lola Merinero fue una de las personas que más hizo al ir dando a conocer el proyecto. Íbamos por la calle repartiendo publicidad, nos dirigíamos a los medios de comunicación, aprovechábamos todas las circunstancias para hablar de ello en las redes sociales y, arrancamos con muchísimo trabajo, ofreciendo durante el primer año, entre dos y tres actividades al mes, que era muchísimo… Es verdad que nos costó mucho.

Ahora bien, nacimos con tanta ilusión que no lo teníamos en cuenta. Hubo un grupo de personas que aportaban los contactos que tenían en sus respectivos ámbitos profesionales y personales y, poco a poco nos fuimos dando a conocer pero…

— Pía, tú vives en Madrid, tu vida se desarrolla normalmente allí ¿hay mucha diferencia entre el mundo cultural de Madrid y el de Segovia?
— La diferencia está en la cantidad. En Madrid tienes muchas posibilidades de participar en actos culturales, pero Segovia tiene muchas posibilidades porque no solo es el Acueducto, la calle Real y el Alcázar. La materia prima que tiene Segovia, siempre lo he dicho, está por descubrir. La materia que tiene Segovia, da para mucho.

Me propuso Isaac (hotel San Antonio el Real), que por qué no organizaba algo referente a los pueblos más desconocidos de la provincia de Segovia. Los conocidos son Riaza, Cuéllar, Sepúlveda, Turégano… pero de esos ya sabemos muchos detalles. Sería hacer un ciclo sobre los pueblos más desconocidos. De momento es un esbozo, se realizaría durante el año 2020 para dar a conocer a Segovia lo que la provincia tiene. He repasado el libro de Jorge Ferrer-Vidal “Por la Sierra de Ayllón”, un apasionante recorrido por unas tierras tan poco conocidas como bellas, un libro que tiene muchos años, y recorre los pueblos Rojos, los Negros… y, ya hace 40 años, la descripción era triste… Lo hablé con María Ferrer-Vidal, que dio una conferencia en Aula Hontanar y le pregunté si lo que vio su padre era tal y como aparecía en el libro y me contestó: “Así era Pía, así era”.

No se trataría de transmitir la tristeza de cómo se “cierran” estos pueblos, sino el entorno donde están, la ubicación que tienen, lo que hay en ellos…

— Cambiando de tema ¿qué futuro planteas para Aula Hontanar?
— Con mucho optimismo porque, por poner un ejemplo, al principio tenía que buscar los conferenciantes pero ahora, la gente se me acerca para ofrecerse a dar conferencias sobre este o aquel tema… Hace pocos días, Pompeyo Martín, sin ir más lejos, me comentó que cuando quisiera podía hablar de la Colegiata de la Granja. Un tema estupendo que puede ir acompañado de una visita al panteón de Felipe V e Isabel de Farnesio… Cuando te ocurre esto, se te acerca alguien para decirte que tiene una conferencia preparada sobre un tema como este, y que podemos contar con él en cualquier momento… aunque esté cansada…¡Tengo que seguir!

Algo parecido ocurrió con María Luisa Herrero y sus próximas intervenciones sobre la iglesia de San Millán… Ella había anunciado que ya no daría más conferencias pero, un día vino y me ofreció hablar sobre San Millán…

La realidad es que hay muchos ofrecimientos y muchos proyectos, se ve a la gente con ilusión, y eso hace que vuelvan las ganas.

— Por lo tanto seguís con vuestro proyecto, dar a conocer el arte pero, sobre todo, el relacionado con el mundo cristiano…
— Sí, aunque hay algunas conferencias como las relacionadas con La Granja, su Palacio y sus alrededores… Pero, siempre que hacemos algo, le damos un sentido cristiano. Queremos dar a conocer y poner en valor lo que nos están machacando para quitarlo de nuestra vida.

— ¿Qué conferencia no se ha dado en Aula Hontanar y te gustaría que se diera? ¿algo de lo que te gustaría que se hablara?
— Me gustaría muchísimo hablar de mujeres, sobre mujeres que hicieron historia, pero con contundencia: Reinas, escritoras, premios Nobel… porque hemos hablado de algunas, pero se ha tratado muy poco.

Nos gustaría hacer un ciclo, por lo menos de cuatro conferencias, dedicado a la mujer. Pero no a la mujer feminista sino, a mujeres que eran esposas, madres… y fueron escritoras, investigadoras, médicos… Mujeres que han dejado una huella importante, no solamente en España, pero sin ningún contenido político, sin ningún sentido feminista, simplemente poniendo en valor el papel de la mujer. Incluso me gustaría que estas conferencias las dieran hombres, no mujeres. Me parece necesario oír hablar a un hombre del papel de la mujer

— ¿Este proyecto podría ser realidad este curso que ha comenzado o para el siguiente?
— Podríamos escuchar alguna de estas conferencias en este curso. Tendría que ser en el segundo trimestre del año 2020.

— ¿Tienes la programación de este curso recién inaugurado o se va completando sobre la marcha?
— Tengo, como mínimo, hasta marzo. Pero, hay veces que dependemos del hotel, de cuando está libre la sala. En enero es fácil porque casi siempre está disponible pero, en febrero, marzo abril… resulta complicado programar, porque el hotel no me puede decir que me reserva tal o cual día.

— ¿En algún momento has calculado cuántas personas participan en las conferencias y actividades que organiza Aula de Cultura Hontanar?
— Nosotros tenemos 300 contactos en internet. Son 300 personas que nos han dejado sus correos. La sala Vicaría del Hotel San Antonio el Real, tiene una capacidad de 120 personas. Esta sala Vicaría se llena casi siempre. Si no se llena, solemos estar entre 70 y 80 personas en cada una de las conferencias.