14 1kama WEB 1
Toda la plantilla de la tienda situada en la avenida del Acueducto secundó la huelga el miércoles. / Kamarero

Los trabajadores de la única tienda que la cadena Douglas mantiene en Segovia, la de la avenida del Acueducto, se han sumado a la huelga convocada a nivel nacional por los sindicatos CCOO, UGT y USO, contra el ERE (expediente de regulación de empleo) planteado por la empresa, que puede suponer la desaparición de once puestos de trabajo en la capital segoviana.

La huelga comenzó el miércoles, día 13, y continuará mañana sábado y el día 20 de este mes de abril.

Al igual que con los paros y las movilizaciones del pasado mes de marzo, los trabajadores defienden la continuidad de la actividad y el mantenimiento del empleo frente a la pretensión de la empresa de despedir a un millar de trabajadores en toda España y cerrar 136 tiendas.

El paro fue secundado el miércoles por toda la plantilla del céntrico establecimiento de Douglas en Segovia, el único que sobrevive de los cuatro que llegó a tener la capital hasta 2021, cuando otro ERE se saldó con el cierre de dos —ubicados en las calles de José Zorrilla y de Juan Bravo (Calle Real)—, al que se sumó un tercero el pasado mes de febrero, el situado en el Centro Comercial Luz de Castilla.

Aunque todavía no se ha constituido la mesa para la negociación del expediente de regulación de empleo, y por lo tanto se desconoce con exactitud las tiendas que la empresa quiere cerrar, si finalmente incluye a la perfumería Douglas de la avenida del Acueducto, el número de trabajadores despedidos ascendería a 24 en poco más de un año.

Fuentes de esta última han indicado que se trata de un establecimiento rentable y por lo tanto con viabilidad aunque ya en 2021 Douglas inició una estrategia para potenciar la venta online frente a la presencia física para ahorrar costes.

Douglas comunicó el 24 de febrero a la representación sindical su decisión de iniciar un nuevo procedimiento de despido colectivo para el 50% de sus trabajadores en España, mientras que para el resto plantea una modificación sustancial de las condiciones de trabajo, renegociando a la baja el complemento de ventas que es una parte fundamental de los salarios.