Unos setenta trabajadores se han concentrado a partir de las diez en Segovia a las puertas de la filial de CaixaBank situada en la Avenida del Acueducto tras una pancarta en la que se podía leer “Todos Somos Caixabank #NoEre” y han portado banderines de sindicatos como UGT, CCOO o el Sindicato Autónomo de Trabajadores (SATE).

José Ignacio Bernabé, de SATE, ha explicado a Efe que la unión sindical ha ofrecido durante la negociación algunas alternativas como la creación de centros de atención no presencial para evitar los “despidos forzosos”, que en el caso de Segovia alcanzarían 85 puestos de los 251 totales, alrededor del 34 por ciento.

Este martes, coincidiendo con la jornada de huelga convocada por los sindicatos, la dirección de CaixaBank ha vuelto a rebajar las extinciones de empleo previstas en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), al situarlas en 6.950 frente a las de su planteamiento original (8.291) y que ya había bajado a 7.400 en sus últimas reuniones con los sindicatos, a la vez que ha mejorado las condiciones económicas para esas salidas.

La rebaja a 6.950 extinciones supone 450 despidos menos de los planteados en las últimas reuniones y una rebaja total de 1.341 o del 16% frente a la cifra de casi 8.300 de la propuesta original, según detallaron fuentes del banco. De forma adicional, el banco ha mejorado las condiciones de las compensaciones para los empleados que salgan de la entidad a partir de los 52 años, con un aumento de un punto porcentual de la indemnización que recibirían por la extinción de su contrato.

Galería