56 1 WEB
La familia Jiménez Rubio posa sobre una de las cumbres conquistadas en Los Alpes. / EL ADELANTADO

Pocas personas pueden presumir de haber visitado y conocido algunos de los picos más emblemáticos de los Alpes; y menos sin haber alcanzado los diez años de edad. Vega y Saúl Jiménez Rubio son dos niños de nueve y siete años respectivamente que ya cuentan en su incipiente carrera como alpinistas la ascensión al Monte Breithorn, de 4.164 metros de altitud, la Punta Giordani de 4.046 metros y el pico Gran Paradiso, de 4.061 metros, entre los Alpes franceses e italianos, lo que prueba no sólo su pasión por la alta montaña sino el esfuerzo y la dedicación que demuestran a tan corta edad.

De la mano de sus padres, José María Jiménez y Celia Rubio –expertos alpinistas con amplia experiencia en el mundo de la montaña, ya desde que empezaron a caminar, las montañas estuvieron presentes en los juegos de estos dos pequeños, realizando ascensiones de forma autónoma, combinando la educación en la naturaleza con el juego, la práctica deportiva y aprendizaje continuo.

Dada la pasión por la montaña de esta familia segoviana, – perteneciente a los clubes deportivos La Acebeda y Aguacero– está siempre presente como hilo conductor para su educación, disfrute, y aprendizaje de todo lo que la rodea, con sus valores, respeto, compañerismo, amistad, sacrificio y seguridad, lecciones de vida constantes. Atrás quedan ascensiones por su propio pie siendo bien pequeñitos, como Peñalara y otros tantos montes y rutas de nuestra geografía más próxima por nuestra querida Sierra de Guadarrama, en la que es su terreno de juego donde han aprendiendo y forjando sus conocimientos y esperan ampliar y mantener su amor por la montaña.

Ahora, este año 2021 pusieron sus ojos en los Alpes, una cordillera de grandes dimensiones y exigencia, donde valoraron poder realizar alguna actividad acorde a sus capacidades, dado que estas montañas ya son por muchos motivos otro nivel técnico y físico. Con la planificación, metodología, y esfuerzo aprendido, pudieron realizar desde Italia la ascensión del Monte Breithorn de 4.164 mts. Y La Punta Giordani de 4.046 mts. Montañas éstas que hacen frontera con Suiza.

Seguidamente se desplazaron al Parque Nacional Gran Paradiso, para intentar coronar el Pico Gran Paradiso de 4.061 mts. El único cuatro mil ubicado íntegramente en Italia, donde pasarían por el Refugio Vittorio Emanuel II donde el guarda del refugio puso en duda que unos niños tan pequeños estuvieran allí presentes para ascender esta montaña donde según sus propias palabras, el frio, las grietas del glaciar y el cansancio por la altitud, entre otros motivos eran un hándicap muy serio… Pero la experiencia y esfuerzo dieron su fruto, consiguiendo la cumbre y el reconocimiento de todos los alpinistas con los que estos pequeños coincidieron en la ruta, al igual que la felicitación del guarda que estaba pendiente de su ascensión y se encargó de alabar el gran esfuerzo, felicitando efusivamente a la familia.

Pero esto no acaba en estas intensas actividades, actualmente la familia está embarcada en un ambicioso proyecto que es el Trofeo de Cumbres de Castilla y León, El Cainejo, que organiza la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León. El trofeo propone la ascensión de hasta 30 montañas representativas de la Comunidad Autónoma, teniendo para ello varios reconocimientos en función de las ascensiones realizadas, que van desde las 22 a 28 cumbres ascendidas y en las que veremos si pueden llegar a conseguir su objetivo final, el cual empezó como un juego, y ha servido como motivación y entrenamiento para los pequeños, realizando ya un importante número de cumbres, visitando muchos lugares preciosos de la geografía castellano leonesa.