Festival de TÍteres 'Titirimundi'. / KAMARERO
Festival de TÍteres 'Titirimundi'. / KAMARERO

El Festival Internacional de Teatro de Títeres de Segovia, Titirimundi, ha alcanzado la cifra de 40.288 espectadores en la edición de su regreso a la primavera y al formato habitual, con montajes de calle, Titiricole, talleres de construcción de títeres y el gran carrusel. En esta 36 edición, que se ha desarrollado entre el 12 y el 16 de mayo, las funciones de interior se han acercado al 100 por ciento de ocupación y las de calle han resistido a los últimos coletazos de la pandemia y a la lluvia del sábado.

«Estamos satisfechos de que el público haya podido disfrutar y también de que hayamos podido mantener los montajes de calle en una edición que ha sido como un aliento para todos», ha admitido la directora del Festival, Marián Palma, quien ha agradecido el entusiasmo del público y el apoyo de los colaboradores, «una gran familia que se ha mantenido con la unión, que es una de las bases del festival», ha añadido.

A lo largo de cinco días, 37 compañías, 34 de ellas en Segovia, han llevado a cabo 182 funciones en 23 espacios de la ciudad. En las funciones de interior se ha llegado a un 98 por ciento de ocupación con 3.321 espectadores, mientras que en los patios han sido 6.576 las personas que han visto las pequeñas fábulas de Bitonio, El circo de las Pulgas o los Hermanos Sabattinni, entre otros.

Los títeres han vuelto a la calle, donde 26.200 personas han disfrutado de los espectáculos. La meteorología ha acompañado, salvo el sábado, que comenzó a llover a media mañana y a excepción del espectáculo de los Titiriteros de Binéfar, que no pudo continuarse, el resto se trasladó de lugar, se realizó por la tarde o resistió a la lluvia, como Mr. Barti, que no usó paraguas para actuar ante los segovianos.

Además, 4.191 personas han gozado de las funciones escolares y de Titiricole, en han participado siete centros y con los que se ha trabajado en colaboración con AIDA, asociación que apuesta por la sensibilización para contribuir a una ciudadanía más formada, crítica y comprometida en Castilla y León. Fuera de la capital, 42 pueblos de la provincia han disfrutado de los espectáculos de Titirimundi y 55 sesiones en las extensiones, lo que hacen 274 funciones en total.

Un total de 70 voluntarios han hecho posible una nueva edición de Titirimundi. No ha faltado la tradicional fiesta el sábado, que reunió a 200 personas en el Palacio de Segovia, animados por las improvisaciones de Javier Aranda, Ariel Doron, Alex Marionettes y el concierto de La Troupé de la Merced. Tampoco ha faltado a la cita la iniciativa surgida el pasado año con Castellum Free Tour, que ha propuesto ver la ciudad a través de los ojos de Titirimundi.