mr barti titirimundi plaza mayor
La ternura y el humor de Mr. Barti no ha faltado a la cita con los espectadores segovianos en Titirimundi 2021. / NEREA LLORENTE

La XXXV edición de Titirimundi puso este domingo el punto final a su cita con los espectadores segovianos, después de cuatro días de intensa actividad con cerca de 130 funciones y una treintena de compañías. La organización del Festival Internacional de Títeres de Segovia ya tiene la mirada puesta en la primavera de 2022, en regresar a su fecha habitual del mes de mayo, ya que la pandemia del COVID-19 obligó a trasladar a finales de verano las citas de 2020 y 2021.

El teatro de títeres y su público se volvieron a reencontrar con propuestas para todos los publicos, montajes dirigidos a los niños, al público familiar pero también a los adultos. A esta segunda edición marcada por los protocolos y las medidas de seguridad, así como las limitaciones de aforo, no han faltado compañías muy queridas como ‘Titiriteros de Binéfar’, ‘La Chana’ o‘El Circo de las Pulgas’.

También la compañía ‘Teloncillo’, en el Patio del Torreón de Lozoya, con su ‘Cocina’. El octavo montaje de la compañía vallisoletana va dirigida a la primera infancia, con un espacio lleno de trastos y utensilios que a todos nos suenan; un lugar en el que se cocinan palabras que se comen por los ojos sin cuchara y tenedor, según informa Patricia Martín/Ical.

En los patios se cuece la vida de estos personajes, sus creadores y sus historias. La compañía española ‘Zero en conducta’, trajo a Titirimundi, varios montajes. En el Jardín del Seminario, todo un descubrimiento para acoger espectáculos de títeres, llevaron ‘La dernière danse de Brigitte’, un proyecto que definen como “mimo corporal, títeres, danza y teatro visual al servicio de una historia sin texto imposible de narrar con palabras”. Más de un centenar de representaciones avalan este espectáculo girado por España y Europa, con varios reconocimientos.

Titirimundi es variedad, así como la fusión de la cultura con sus espacios patrimoniales. En las ruina de la iglesia de San Agustín, la vida provocativa y de desenfadada de ‘Mundo Costrini’ a cargo de Sebastián Marcelo Guz, alias Niño Costrini. El clown, la provocación, la ironía y el fino sarcasmo en ‘Les Frikis’, en el que tiene no está solo en el escenario, tiene una acompañamiento par adentrarse en el mundo del circo.

Los títeres se marchan de la capital con el deseo de volver muy pronto, en mayo de 2022. Es el planteamiento con el que trabaja la directora de Titirimundi, Marian Palma, y su equipo. Para los que se hayan quedado con ganas de ver más montajes, hasta el próximo fin de semana se mantiene la gira provincial, con el patrocinio de la Diputación de Segovia.

La gira de septiembre de Titirimundi también estará en varios puntos de Castilla y León en las provincias de Burgos, Valladolid y León.