Alex Mihailovsky maneja a 'Mister Barti', junto a la directora del Festival, Marián Palma. / Nerea Llorente
Publicidad

Un año más, y ya van veinte, el Festival Internacional de Teatro de Títeres Titirimundi reivindicará “el valor terapéutico y educativo de la magia del títere”, llevando su arte a quienes no podrían disfrutar del certamen de otra manera.

La directora del Festival, Marián Palma, ha presentado el programa social de Titirimundi, cuyo objetivo es desplazar “como se merece” la alegría de los títeres a residencias de ancianos, hospitales, colegios especiales o centros de atención de personas con discapacidades psíquicas o físicas.

En esta edición, Titirimundi estará presente en la Unidad de Pediatría del Hospital General, el día 14; en el Centro de Atención a Minusválidos Psíquicos ‘El Sotillo’, el día 15; en la Residencia Juan Pablo II y el Centro de Servicios Sociales la Fuencisla, el día 16 y la Residencia de ancianos La Alameda de Nava de la Asunción, el día 17. Además, el Festival contribuirá a que 20 niños solicitantes de protección internacional, gracias a la ONG ‘ACCEM’, puedan asistir el día 15 a la representación ‘Historia de un calcetín’, de La Canica Teatro.

Álex Mihailovsky –Míster Barti–, uno de los artistas que representará su función en estos espacios cuenta que es allí “donde los canales emocionales están más vivos” y celebra el uso que de la tradición de los títeres hace el Festival: “El títere es un elemento simbólico común a todas las etapas de la humanidad. De ahí la importancia del símbolo como terapia y el trabajo de Titirimundi en este aspecto. En Europa se utiliza simplemente como espectáculo, habiendo perdido todo poder mágico; nosotros tratamos de no perder esa magia y de estar siempre abiertos a la vida”.

Voluntariado

El Festival contará este año con 140 jóvenes voluntarios profesionales de distintos países de Europa. Todos ellos formarán parte de la organización de Titirimundi y se encargarán de informar al público sobre las más de 50 funciones diarias o de controlar los aforos de los espacios.