Inauguración de la exposición de trabajos de usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial. / KAMARERO
Inauguración de la exposición de trabajos de usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial. / KAMARERO

Las personas que sufren problemas mentales quieren ser vistas y oídas, llevar una vida digna,  no admiten que la sociedad les dé la espalda y piden respeto al sufrimiento porque “tenemos una enfermedad, no somos malos”. Se sienten víctimas de crueles e injustos prejuicios por padecer trastornos de los que no están libres de sufrir en cualquier momento ni quienes ahora les estigmatiza.

Por eso, el Centro de Rehabilitación Psicosocial del Servicio de Psiquiatría de la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia muestra desde ayer los trabajos realizados por sus usuarios, en el Centro Cultural de San José, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Segovia.

Las obras, pinturas, dibujos, collages, murales, fueron expuestas en octubre en el vestíbulo del Hospital General con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, pero ahora salen del ámbito sanitario para acercarse a la sociedad y que los ciudadanos conozcan y entiendan qué es la enfermedad mental. Es la forma de eliminar miedos y la discriminación que nace del desconocimiento.

 

Al igual que ocurrió el 10 de octubre, la exposición que ahora se muestra en el centro de San José, lleva el lema ‘Salud Mental, un derecho necesario. Mañana puedes ser tú’. Y es que como indicaban ayer profesionales y usuarios del Centro de Rehabilitación  la enfermedad mental no diferencia clases sociales, niveles económicos, ni culturales. “Cualquier persona tiene la posibilidad de sufrir una enfermedad mental y sin embargo hay quienes siguen relacionado esta enfermedad con la pobreza, la discapacidad intelectual, con la agresividad y eso no tiene nada que ver”, señaló Alicia de la Calle, terapeuta ocupacional del Centro de Rehabilitación Psicosocial de la Gerencia de Asistencia Sanitaria, un servicio que también se puede conocer a través de esta exposición.

A la inauguración asistió el jefe del Servicio de Psiquiatría, Alberto Miranda Sivelo, que junto a Alicia de la Calle y visitantes de la muestra, escuchó el testimonio de los usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial.

“Yo tenía una vida de las que se considera ‘normal’, con mi trabajo y mi familia; perdí mi trabajo y comencé a tener una especie de obsesión por encontrarlo inmediatamente, porque necesitaba tener ingresos, ya tenía una edad y temía que no me contratarían. Toda esta situación me desestabilizó y necesité ayuda profesional”, leyó uno de los presentes. Acto seguido señaló que “como personas con diagnóstico de enfermedad mental, tenemos derecho a contar lo que nos pasa y a que se nos escuche; no todo lo que me pasa es por mi enfermedad o porque no tomé bien la medicación. Tengo derecho a que me reciban adecuadamente en los sitios y a que me hagan más caso a mí que a mi acompañante si voy con alguien. Tengo derecho a un trabajo o a poder estudiar y sobre todo a recibir una atención sanitaria de calidad”. Además, los protagonistas del acto dejaron claro que “día a día luchamos para salir de la enfermedad, para llevar una vida digna y completa”.

El 50 por ciento de los que enferman, comenzaron con síntomas con 14 años, y el 75 por ciento antes de los 18. “Empecemos a hablar de salud mental y a tomar medidas de prevención y de tratamiento más eficaces”, reclamaron los asistentes a la apertura de la exposición.