Sexta edición de la Marcha contra el cáncer de la AECC de Segovia. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

La presidenta de la junta provincial de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Ana Sanjosé Rodríguez, teme que la implantación de una unidad satélite de radioterapia en Segovia vuelva a quedarse en una “promesa electoral” y tiene la firme intención de trabajar para que así no ocurra porque defiende que es un servicio necesario para evitar traslados a los pacientes en tratamiento.

“Estoy preocupada porque se han oído rumores de que la nueva consejera de Sanidad ha dicho que Ávila se retrasaría hasta el 2022” ha comentado Ana Sanjosé. Recuerda que la previsión dada por el anterior responsable de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez Aguado, era que la unidad satélite de Ávila empezara a funcionar en 2020, y después lo haría la de Segovia. Si las informaciones que han llegado a la Asociación se confirman “nos volvemos a estancar, y la famosa promesa de la radioterapia—reprocha Sanjosé—la vuelven a dejar para las próximas elecciones”. Para aclarar estas dudas y avanzar en un proyecto que ha sido muy demandado con distintas iniciativas populares, la Asociación contra el Cáncer de Castilla y León tiene solicitada una reunión con la actual titular del departamento de Sanidad, Verónica Casado.

El equipo provincial que lidera Ana Sanjosé también quiere mantener pronto un encuentro con la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco Llamas, para marcar líneas de ayuda económica y laboral para los trabajadores que sufren cáncer o tienen familiares enfermos bajo su responsabilidad, con especial atención a los autónomos. Se trataría de ayudar en la cobertura de las bajas y en los recursos económicos porque “hay muchas personas que se quedan en unos niveles pésimos para afrontar la enfermedad”, dice Sanjosé.