Caritas RP Tablet Soledad
Samuel Fernández y Begoña Tardón observan una de las tablets ya preparadas para su uso. / KAMARERO

‘Una tablet contra la soledad’ es el lema elegido por el programa de Mayores de Cáritas diocesana para dar nombre a uno de sus proyectos más ambiciosos, que tiene como objetivo acercar las nuevas tecnologías a las personas mayores para mitigar situaciones de soledad que la crisis sanitaria ha acuciado en los últimos casi dos años.

El proyecto, que tiene carácter pionero en España, se plantea la formación de medio centenar de ancianos de la provincia, a quienes se les facilitará una tablet y la formación necesaria para su uso, de manera que puedan comunicarse entre ellos, así como con sus familiares y amigos y hacer uso de algunas aplicaciones informáticas orientadas a mejorar su calidad de vida.

El gerente de Cáritas Segovia, Samuel Fernández y la coordinadora y técnica del Programa de Mayores Begoña Tardón, dieron a conocer los detalles de esta iniciativa, costeada íntegramente por la oenegé dependiente de la Iglesia, y que se plantea como respuesta a las nuevas necesidades de un colectivo especialmente castigado por la pandemia como han sido las personas mayores.

En este sentido, Fernández señaló que la incertidumbre y el miedo que ha generado el Covid entre este sector de la población ha aumentado la inseguridad y ha hecho que muchos ancianos hayan vivido aislados durante los sucesivos confinamientos y en los distintos periodos que ha atravesado la sociedad. De este modo, el proyecto tecnológico quiere “dignificar” a las personas mayores sin caer en actitudes paternalistas, sino a través de herramientas que puedan empoderarles para desarrollar su autonomía personal.

“Muchas veces se trata a los ancianos como si fueran niños pequeños –explicó- y lo que queremos es intentar sanar las enfermedades emocionales y del alma que también ha dejado la pandemia con un proyecto en el que queremos demostrar que las personas mayores no son tontas” y que «pueden seguir creciendo lo que les quede de vida”.

Begoña Tardón señaló que el programa contará con el apoyo de un técnico informático y nueve voluntarios, que se encargarán de la formación y el acompañamiento a los mayores participantes en el programa, al que accederán de forma gratuita y que sólo deberán poner a disposición del mismo una conexión wifi a internet.

Los dispositivos serán proporcionados a través de un contrato de cesión de un año, que podrá ser prorrogable dependiendo de las circunstancias, y estarán dotados de aplicaciones de interés para los usuarios, como juegos, pasatiempos o actividades que les ayuden en la prevención de enfermedades de deterioro cognitivo.

También aplicaciones para consultar las noticias o el tiempo, la del servicio público de sanidad en Castilla y León Sacyl Conecta, programas para realizar viodeoconferencias y otras más, en función del interés de cada persona.

Uno de los objetivos del proyecto es poder cubrir las necesidades sociales de los mayores, por lo que se programarán conexiones grupales una vez por semana entre varios usuarios para que puedan hacerse compañía de manera telemática desde diferentes puntos de la provincia.

La formación que reciban también les permitirá realizar videollamadas con otras personas, como familiares u otros seres queridos que vivan lejos y no puedan visitarles con asiduidad.