9 1 WEB 2
Tasio, en La Taberna del Irlandés en 2019. / E. A.

Cuenta el presidente de la Comisión de Fiestas del Barrio de San Lorenzo, José Luis Segovia ‘Jopi’, que ya se pensó en Anastasio Poza Blanco ‘Tasio’ para el pregón de las fiestas del año 2020, porque fue en diciembre de 2019 cuando decidió cerrar uno de los establecimientos emblemáticos del barrio, La Taberna del Irlandés, un lugar de encuentro que regentó durante más de tres décadas. “Por la taberna hemos pasado varias generaciones, desde los que tienen ahora más de cincuenta a los veinteañeros y Tasio siempre ha colaborado, ha hecho pegatinas para casi todas las peñas y con comidas y otras actividades. Costó convencerle para que diera el pregón pero creo que hará un buen papel”, asegura.

Tasio atiende a El Adelantado por teléfono mientras pasea por la Alameda del Parral buscando algo de fresco a la ribera del Eresma, el río que baña el barrio de San Lorenzo.

— ¿Cómo vas a abordar el pregón?
— Ya les dije a los de la comisión que se habían pasado, que es una exageración pero tanto han insistido que al final dije ‘vale’. Me gustaría aclarar que prometí hacer algo cortito porque siempre he pensado que lo importante es la fiesta, ni el pregón ni el pregonero. No es el momento para un discurso largo porque la gente está deseando que empiece la juerga, porque yo mismo cuando estaba abajo del tablado estaba deseando sacar la gaseosa, descorchar el champán y cantar y bailar, no iba a escuchar a un tío que te contara una historia. Pero es un gran honor.

— ¿Estás orgulloso?
— Sí pero un poco nervioso, cosa que no me suele ocurrir. Conozco bien la fiesta, son 33 años en el barrio y ya desde niño viví el comienzo de la fiesta. Por eso lo mejor es que el pregón sea cortito y este año más, después de dos años de pandemia porque la gente quiere que empiece cuanto antes la fiesta. Haré mención a esos dos años sin fiestas, hablaré un poco del barrio y del honor que supone que se acuerden de ti para el pregón.

— Todo el mundo en San Lorenzo dice que eres un gran colaborador con el barrio.
— Son todos amigos y conocidos. Por el bar han pasado prácticamente en los últimos 30 años los que tienen mi edad, 55, y los últimos que ahora tienen 25 años, que cuando cerré tenían veinte y pocos y estaban ahí todos los días. Hacía pegatinas en fiestas para más de treinta peñas y una de las cosas que recuerdo con cariño es que venían chavalines que todavía no alternaban en los bares a preguntar si les hacía pegatinas. “Pues claro que sí”, les decía, “‘¡cómo no, me cago en la mar!”. No recuerdo haber dicho que no cuando me proponían alguna colaboración con el barrio.

— Eres de peña, de La Ruina, ¿Qué es lo que más te gusta de las fiestas de San Lorenzo?
— Me gustaba mucho el Día de las Pintadas, hace años. Es una de las cosas que más disfrutaba porque oficialmente todavía no eran fiestas pero a los que nos gustaba la juerga ya andábamos la noche anterior al pregón dando guerra. También la becerrada de peñas, porque es algo que ya había vivido en Sepúlveda de niño. Recuerdo que un año estaba recién operado de una hernia y aunque pagué el bono de peña no me llegué ni a vestir con el traje de peñista pero fui con un chándal a ver la becerrada, no me lo pedía perder.

— ¿Qué puedes decir de la gente del barrio?
— No puedo decir nada malo. Todo lo contrario. Tengo muchísimos amigos y conocidos en San Lorenzo y agunos, si me apuras, son más que familia, gente con la que tengo una amistad tremenda. Tengo recuerdos muy bonitos de cuando salía con el grupo, porque toco la dulzaina y salía con el Teje, que toca el bombo; con Óscar Misis, que toca el tambor, y luego con los platillos ha habido varios y lo pasábamos genial. Luego se incorporó al grupo el Chuli, Alvaro González, que falleció hace siete años en un accidente y nos quedamos mal pero algún día lo retomaremos. De salir a tocar la dulzaina por las calles del barrio, con la San Loren Island Band, aunque primero nos llamábamos Los Godos, tengo recuerdos preciosos y no solo por lo bien que nos lo pasábamos nosotros sino por lo bien que se lo pasaba la gente con nosotros, ratos impresionantes, muy bonitos.

— ¿Cómo vas a vivir la fiesta ahora que con el pregón vas a ser más popular que nunca?
— Desde que se han enterado no puedo ir a ningún lado porque me preguntan si tengo ya preparado el pregón y a todos les digo lo mismo, que va a ser cortito para que disfrutéis. Me ha preguntado mucha gente y espero no decepcionar y hacerlo lo mejor posible.
Además, el domingo he convocado en el bar que tenía a la gente para una entrega de premios por un concurso que hice durante el confinamiento, en 2020. Teníamos un grupo en WhatsApp con muchísima gente porque uno metía a otros y lo mismo había 500. Se me ocurrió hacer un concurso poniendo una fotografía para que adivinaran que lugar era o preguntaba, por ejemplo, ¿quién fue la reina de las fiestas tal año? o ¿qué peñas estaban en la becerrada otro año? Me ayudó mucho mi amigo Zaca porque ponía emoticones y había que adivinar el nombre de una peña de San Lorenzo. La gente se lo pasaba genial. Fue en un momento malo, cuando llevábamos mes y pico de confinamiento, que la gente a hora no se acuerda pero todo empezó con una semana y pasaba el tiempo y parecía que iba a peor. Pensé que ese verano podía entregar los premios pero han pasado dos veranos y nada porque no iba a ser yo el convocante en esas circunstancias y que luego hubiera un brote de covid. Dije: cuando se pase la pandemia, en las fiestas de San Lorenzo y este año es el momento.