«Soy como soy»

Arahuetes elige “Satisfaction”, de Rolling Stones, y el color ‘rojo pasión’ para definir sus casi 11 años al frente de la ciudad.

2

Pedro Arahuetes, el alcalde, en primer plano.

¿Con quién no volvería a comer?

Con Francisco Vázquez. Es una persona que no me aporta absolutamente nada.

¿Que le quita el sueño?

Nada.

¿Banderillero, matador o picador?

Evidentemente, matador.

¿Ha calculado el pelo que ha perdido en once años?

No me preocupa. Creo que tengo todavía una buena cabellera, aunque alguna clara por detrás.

¿Qué caso le gustaría llevar ahora como abogado?

Todavía no he decidido si voy a ejercer como abogado o no, o dónde voy a ir. Si volviera a la profesión, me gustaría defender causas perdidas con carácter social. Echaría el resto.

Un mensaje a sus enemigos.

Que contra Arahuetes vivían mejor.

¿Con que animal se identifica?

Con el tigre de Bengala.

¿Y a los señores Postigo y Peñalosa?

No lo sé. Postigo sería algo muy vinculado con su apellido y Segovia.

¿Que le hace sonreir?

Muchas cosas. Sobre todo las tonterías que a veces tengo que oir.

¿Que le resulta insoportable?

La hipocresía y el cinismo.

Pueblo chico, infierno grande. ¿Comparte este dicho popular?

Asumo esas circunstancias, sé como es la sociedad segoviana. Ni la critico ni la aplaudo

¿Ve crispación en la ciudad?

No, pero sí en el Ayuntamiento. No asumen la democracia de esta ciudad que les pone a ellos [PP] en la oposición. En el 2015 no van tener ninguna posibilidad, y, sobre todo, si se presenta Postigo como cabeza de lista.

Llega Carnaval ¿de qué se va a disfrazar?

Pues no lo sé. Siempre suelo celebrar el martes de carnaval.

¿Y en política hay muchos disfraces?

Muchos. Lo estamos viendo continuamente.

¿A quien le gustaría poner firme?

¿Pero firme firme? ¿que me obedeciera?. Pues a Juan Vicente Herrera le pondría firme, pero firme. Tiene doble clara. Es agradable y simpático de cara a la galería, pero luego…

¿Qué hace para controlar su fuerte carácter?

Nada. Soy como soy.

¿Alguna vez cree que ha perdido los papeles?

No, sinceramente.

¿Lleva por cálculo las misas a las que ha asistido en su condición de alcalde en casi once años?

No podría decirlo. Algún día hasta dos y tres.

¿Cuál es el mayor piropo que le han dedicado?

Lo último que me llamó mucho la atención ocurrió anteayer (martes). Iba atravesando la Plaza Mayor a coger el coche para irme a Madrid y me vino corriendo una mujer gitana. Me dijo: ¡alcalde¡ ¡que no se vaya¡ ¡que no nos abandone¡ ¡que le queremos mucho¡. Todo esto a voces, en mitad de la Plaza Mayor. Me sonroje un poco, y me metí en el coche.

¿Ha recibido muchos insultos?

La verdad es que no. En la época en la que estamos, que es muy propicia, por el ambiente en el que estamos, que la gente pueda saltar contra un alcalde, por ese desprestigio que tiene la política, contra los políticos en general, no he tenido ningún problema. Y he acudido a fiestas de barrio, fútbol, matanzas… acontecimientos importantes donde hay masas de gente. De verdad, ningún insulto.

Insulto es también dudar de la honorabilidad de las personas…

Los insultos por parte del PP han sido permanentes. Pero de verdad. La última, Postigo me llamó trilero de feria. Son insultos, descalificaciones, injurias, infamias, pero permanentemente en los últimos tres años.