La subdelegada Lirio Martín en el cuartel de la Guardia Civil de Ayllón, que permanecerá en funcionamiento./ E. A.
Publicidad

La Plataforma SOS Rural-Ayllón urge “la cobertura inmediata” de los puestos del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) que hay vacantes en la provincia de Segovia, para que estas unidades de la Guardia Civil no pierdan su eficacia por falta de recursos. Reclama, además, que la dotación se afronte a través de medidas extraordinarias para agilizar el proceso y no dejar desprotegida durante mucho tiempo la provincia.

El colectivo de acción por el medio rural ha valorado el pronunciamiento que ha hecho de la Subdelegación del Gobierno asegurando que el cuartel de la Guardia Civil de Ayllón “permanecerá en funcionamiento, y seguirá albergando la unidad del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), pese a los temores hechos públicos por distintos colectivos”. La comunicación se difundió el día 17 de enero cuando la subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, hizo una visita institucional al municipio de Ayllón.

“Es muy positivo que la subdelegada haya hecho estas declaraciones y que la Administración entienda que el Seprona es necesario en el medio rural es un paso importante y esperanzador” dicen desde SOSRural, que el pasado otoño llevó a cabo una campaña de recogida de firmas en el portal change.org para evitar suprimir patrullas del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y el desmantelamiento de cuarteles de la Guardia Civil en los pueblos.

Sin embargo, los vecinos de los pueblos no se conforman con hechos que pueden ser meramente testimoniales y reclaman medidas eficaces en lo que defienden la lucha frente a la despoblación. No vale con que se mantengan oficialmente las unidades si no hay agentes en ellas; “queremos que puedan volver a cumplir su función y que sean operativas”, comenta Elena Sanz, portavoz de la plataforma.

El colectivo rural sostiene que “solo quedan dos de los ocho agentes que debería haber en Ayllón y sepúlveda”

Según el informe que maneja la plataforma, la unidad del Servicio de Protección a la Naturaleza de Ayllón dispone de cuatro plazas pero actualmente solo hay un agente, y en Sepúlveda se produce la misma situación. “Hay dos agentes donde debería haber ocho y hablamos de dos destacamentos que cubren casi la mitad de la superficie de la provincia de Segovia ¿qué servicio puede dar un efectivo solo o dos como mucho?” denuncia la representante del colectivo segoviano.

La Subdelegación del Gobierno en Segovia se ha limitado a confirmar que “no están cubiertos todos los puestos del Seprona en la provincia de Segovia”, pero no ha precisado datos al respecto, el efecto de esta situación, ni tampoco su solución.

El grupo de vecinos del Nordeste explica que las vacantes se han formado porque no se cubren los traslados solicitados por los agentes a otras localidades. Sostienen que algunas peticiones de cambio de destino responden a cuestiones personales o profesionales pero también sospechan que se deben a la intención que había de cerrar el puesto”.

La plataforma SOS Rural pide que de forma “inmediata, urgente y extraordinaria se cubran todas las vacantes que hay en Segovia del Seprona” y no se caiga en procesos que eternicen las carencias.

ÁMBITO

SOS Rural explica que las zonas de demarcación de las patrullas de Ayllón y Sepúlveda del Seprona abarcan aproximadamente 2.800 kilómetros cuadrados, unos 100 municipios y alrededor de 20.000 habitantes censados, con una densidad poblacional de 7,2 hab/Km2, pero con bastante peso de la actividad turística que supone en la práctica una multiplicación de la presencia humana sobre todo en fines de semana y épocas vacacionales. Este territorio tiene enclaves de gran valor medioambiental: dos parques Naturales, el de las Hoces del Río Riaza y el de la Hoces del Río Duratón; Sierra de Ayllón; Lagunas de Cantalejo; Sierra de Pradales; Hayedo de la Pedrosa; Sabinares de Hornuez y Casla; Encinares de Saldaña de Ayllón y de Cerezo de Abajo; Acebal de Prádena; reducto de Tejos de Becerril… Además, tiene una estación de esquí, de La Pinilla, y una vía de comunicación estratégica, la A-1.