Una guía conduce a un grupo de turistas por el centro de Segovia. / NEREA LLORENTE

La Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Castilla y León (AguiturCyL) señala que más del 50% de los profesionales del sector no van a poder optar a las líneas de ayuda de la Junta de Castilla y León. Esta problemática se desprende al analizar los requisitos que establecen ambas convocatorias para acceder a la subvención, ya que uno de los requisitos marcados es que la empresa o el autónomo estén inscritos en el Registro de Turismo de Castilla y León.

En Castilla y León, como en la inmensa mayoría de comunidades autónomas, para ejercer la profesión de guía de turismo, la persona tiene que obtener la habilitación como guía a través de la entidad autonómica correspondiente. Desde 2008 y durante 10 años la Consejería de Turismo no convocó las pruebas habilitadoras necesarias para la obtención de la acreditación, viéndose muchos guías obligados a obtenerla en otras comunidades autónomas con procesos abiertos de habilitación, ya que por normativa tanto europea (Directiva 2006/123/CE) como autonómica (Decreto 5/2016) se puede ejercer en cualquier comunidad con la acreditación de cualquier comunidad autónoma.

Esta situación ha provocado que actualmente en Castilla y León más del 50% de los guías oficiales con domicilio en alguna de las provincias de la comunidad haya obtenido su habilitación en otro territorio autonómico. La propia Ley del Registro de Castilla y León en sus artículos 9 y 8 (apartados 2b y 2e) contempla la inscripción de guías habilitados en otras comunidades autónomas pero establecidos en la Comunidad. A pesar de ello, los guías que han solicitado la inclusión en el Registro de Turismo han obtenido reiteradamente la negativa por parte de la Dirección de Turismo, a pesar de que la ley sí contempla esta casuística.

De esta forma, AguiturCyL recuerda que el establecimiento del requisito de estar inscrito en el Registro de Turismo impide el acceso a estas ayudas a multitud de empresas y autónomos que trabajan en Castilla y León, tienen sus domicilios fiscales en la comunidad, cuyos trabajadores son trabajadores de la Comunidad y que pagan sus impuestos y crean puestos de trabajo en Castilla y León.

Según argumentan los guías turísticos, si se comparan con subvenciones específicas similares para guías de turismo, convocadas en otras comunidades autónomas, en ninguna se impone el requisito del Registro de Turismo, ya que se considera en estos momentos como un requisito poco eficaz.