Guardia Civil Trafico KAM7055
La Guardia Civil ha establecido un operativo específico durante la Semana Santa. / KAMARERO

Tres de las cuatro personas que perdieron la vida en accidentes de tráfico durante la Semana Santa en Castilla y León fueron usuarios vulnerables, en concreto motoristas, según los datos correspondientes a los fallecidos en vías interurbanas entre las 15.00 horas del 26 de marzo y las 23.59 horas del 5 de abril.

El balance de siniestralidad durante la pasada semana ha evidenciado la notable diferencia con la Semana Santa de 2020, donde el confinamiento de la población por el Covid y la imposibilidad de realizar viajes de largo recorrido por los cierres perimetrales ha reducido sensiblemente el número de víctimas en las carreteras de la región.  En lo referido a Segovia, sólo se han contabilizado dos personas heridas de carácter leve, sin que se hayan registrado ni víctimas mortales ni hospitalizados en los siniestros ocurridos en estas fechas.

Durante este periodo vacacional se han producido 1,1 millones de desplazamientos, una reducción de aproximadamente el 47%, comparándolo con los registrados en la Semana Santa de 2019. A nivel nacional se han registrado 8,1 millones de desplazamientos con un descenso del 46% comparados con las Semana Santa del año 2019. A pesar de estas importantes reducciones en la movilidad, cuatro personas han perdido la vida en las carreteras durante ese periodo, lo que representa tres fallecidos más que en 2019, una cifra a la que se une la de siete personas heridas hospitalizadas.

El análisis de los datos de Castilla y León refleja que dos de los accidentes mortales se concentraron el fin de semana, uno en periodo intermedio y otro durante el segundo fin de semana, mientras que, por tipos de vías, dos ocurrieron en carreteras convencionales y los otros dos de alta capacidad.

Por provincias, desde las 15:00 horas del viernes 26 de marzo hasta las 24:00 horas del lunes 5 de abril, los cuatro accidentes mortales se registraron en Ávila, León, Salamanca y Valladolid -uno en cada caso-, con una persona fallecida en cada uno de ellos. El mayor número de heridos hospitalizados durante la misma etapa se contabilizó en Ávila con tres, seguida de Soria con dos y Burgos y León, con uno en cada caso.

Respecto a los heridos leves, nueve sufrieron las lesiones en León, ocho en Valladolid, cinco en Ávila, cuatro en Salamanca y Zamora, respectivamente, tres en Palencia y dos en Burgos, mientras en Soria no hubo afectados de estas características. Las víctimas mortales se encontraban en el grupo de edad de 30 a 50 años y todos los fallecidos eran conductores y hacían uso del elemento de seguridad en el momento del accidente.