Representantes de CCOO y UGT de Correos se encerraron este jueves en las dependencias de la Jefatura Provincial de Correos para denunciar “el desastre organizativo” que vive la compañía. Según los sindicatos, las decisiones de los últimos años evidencian “un desguace” del Servicio Postal Público.

CCOO y UGT denuncian la política de abandono del servicio público postal y de Correos, que ha provocado el desplome de la carga de trabajo y a una situación insostenible económicamente (hundimiento) con unas pérdidas de casi 600 millones de euros desde 2019, si sumamos los 100 millones en negativo del ejercicio 2021, y un déficit estructural que lo sitúa al borde de la quiebra técnica. Esta política de desguace intencionado de la mayor empresa pública de este país por parte de su presidente ha tenido como consecuencia directa la implantación de un modelo de empleo basura, con altas tasas de precariedad laboral en la plantilla de la mayor empresa pública del país, con más de 10.000 puestos a tiempo parcial, lo que supone más del 20% del total de la plantilla. En la provincia de Segovia la tasa de empleo a tiempo parcial es del 22%, muy similar a las del resto del estado.

José Ignacio García, secretario provincial de CCOO-Correos, denuncia la reducción del número de empleados en Segovia, disminuyendo la plantilla en cerca de 15 personas (entre ocho y diez en los servicios de la provincia y otros seis en la capital).

García aclara que las reivindicaciones por la mala situación de Correos “viene de largo”, cerca de cinco años atrás, con recortes constantes de los últimos gobiernos. “La actual situación de Correos preludia su futura quiebra técnica de no hacerse nada. A nivel organizativo es un desastre y la temporalidad cada vez es más alta. Se está abandonando a Correos”, precisa.

Protesta de los sindicatos en la oficiona de Correos, en Segovia. / KAMARERO
Protesta de los sindicatos en la oficiona de Correos, en Segovia. / KAMARERO

Ante esto, los sindicatos decidieron cerrarse durante toda la mañana en las dependencias de la Jefatura Provincial de Correos, una acción reivindicativa que será continuada por “otras protestas durante el mes de mayo”. Todas ellas, servirán de preludio al paro general programado para los días 1, 2 y 3 de junio bajo el lema ‘Salvemos Correos’. Ambas organizaciones exigen al Gobierno de España un replanteamiento sobre el futuro del operador postal, desde un modelo de servicio público “de calidad para la ciudadanía del país, contrario a la hoja de ruta de desmantelamiento del operador público seguida desde hace 3 años por el presidente de la compañía”.