Las autoridades han conocido los medios del grupo de Protección Civil de Carbonero el Mayor. /E.A.
Publicidad

Las administraciones continúan trabajando en la lucha contra la Covid-19, con nuevas estrategias ante la aparición en las últimas semanas de rebrotes en todo el país, también en Castilla y León. El Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) de Segovia, en el que participan Junta de Castilla y León, Subdelegación del Gobierno, Diputación Provincial y Ayuntamiento de Segovia, se reunió ayer en su primer encuentro presencial desde que se inició la pandemia, en la Delegación Territorial de la Junta, para conocer las actuaciones que se realizarán en las próximas semanas en la Comunidad para hacer frente a las crisis sanitaria de la Covid-19.

Entre esas actuaciones, destaca la nueva campaña que llevarán a cabo las agrupaciones de Protección Civil. Para informar sobre esta iniciativa, la reunión contó con la presencia del viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, José Luis Sanz Merino, y la directora de la Agencia de Protección Civil, Irene Cortés, que atendieron previamente a los medios de comunicación en una rueda de prensa. ‘Si te cuidas, me cuidas’ es el lema de la nueva campaña informativa, que pretende reforzar y mantener las medidas más básicas para frenar al coronavirus, como ponerse la mascarilla y mantener la distancia social obligatoria. Irene Cortés explicó que en estos momentos “la situación está controlada”. “No estamos en una segunda ola de la enfermedad, ni de transmisión comunitaria, salvo en Aranda de Duero, Íscar y Pedrajas de San Esteban”.

Sin embargo, desde las administraciones insisten en la importancia de mantener las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias. Para ello, se ha desarrollado un código QR, dirigido en esta ocasión, sobre todo, a la población más joven, que es donde más está incidiendo en la actualidad la enfermedad, en personas entre 35 y 46 años. La directora de la Agencia de Protección Civil afirmó que “las reuniones familiares, los botellones y el ocio nocturno, son los principales focos de propagación de los contagios”. “Los jóvenes tienen que ser conscientes de que pueden contagiar y ese contagio puede ser letal en otras personas”, apuntó. Serán los voluntarios de Protección Civil los que promocionen ese código QR de medidas, para informar sobre las recomendaciones sanitarias, en coordinación con los protocolos establecidos por el Estado, y en comunicación con las policías locales en las ciudades y la Guardia Civil, en los pueblos, para informar y sancionar “de forma tajante” si se incumplen.

Las sanciones serán: muy graves, cuando se produzca el contagio de más de 150 personas (oscilarán entre los 60.000 y los 600.000 euros): graves, de 150 personas (entre 3.001 y 60.000 euros) y leves, 15 o menos personas (entre 100 y 3.000 euros). Por todo ello, desde las administraciones se apela a la “responsabilidad individual”. “Estamos en completa libertad y tenemos que ser capaces de controlar el virus. Es fundamental que los ciudadanos conozcan las medidas, cumplan y sepan que si no van a ser sancionados”, aseguró Cortés.

Por su parte, el viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias valoró el trabajo que está realizando el CECOPI, que ha trabajado desde el nivel 3, el máximo de la pandemia, con una gran colaboración desde todos los ámbitos y una buena reacción a la situación, hasta llegar ahora a lo que ha denominado “época valle”, “preparándonos para la tan temida segunda ola, para la que tenemos más medios, por lo que la sociedad debe estar tranquila”.

El delegado territorial de la Junta, José Mazarías, presentó las cifras de la enfermedad en la provincia de Segovia de los últimos quince días, y reconoció que los números de contagiados “van subiendo”, mientras que la media de edad de los enfermos va bajando. “Antes los afectados tenían más de 70 años, pero ahora ha descendido en unos 20-25 años, con contagiados cercanos a los 50 años. Incluso hemos tenido el caso de un niño de un año también afectado, y de varios jóvenes de 15 y 16 años”, informó.

En cuanto a la situación actual del Hospital de Segovia, Mazarías afirmó que está “controlada”. “Los pacientes que están siendo ingresados en los últimos días, presentan sintomatología leve; por ello la UCI está desocupada desde hace mes y medio”.

El delegado territorial se refirió también al número de rastreadores de la enfermedad que se registra en la provincia, que han pasado de 17 a los 40 actuales, y prevén llegar a los 109.