El personal de la Academia de Artillería ha colaborado en labores de desinfección de centros asistenciales. / KAMARERO

El año 2020 no ha sido fácil para la Academia de Artillería. La crisis sanitaria ha lastrado, al igual que en el resto de instituciones, la normalidad en el desarrollo de la actividad del centro de enseñanza militar, que ha afrontado con responsabilidad la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Pese a las muchas limitaciones derivadas de la crisis, la Academia ha cumplido con sus cometidos esenciales centrándose en la formación de los futuros oficiales y suboficiales del arma, procurando para ellos y para todo el personal docente y auxiliar un nivel de seguridad sanitaria “adecuada y suficiente”, según explica el centro en un comunicado de prensa en el que hace un balance de la actividad realizada el pasado año.

La incidencia de la crisis sanitaria obligó en marzo a suspender las actividades presenciales, circunstancia a la que la Academia se adaptó con rapidez implantando la enseñanza online a los diferentes cursos de formación hasta que en junio se retomaron las clases presenciales una vez que la situación sanitaria lo permitió. Así, los alumnos pudieron completar sus competencias formativas para poder ejercer sus cometidos como tenientes y sargentos del arma artillera.

Además de los cursos de enseñanza de formación de oficiales y de suboficiales se han realizado el LVII Curso de Sistemas de Dirección de Tiro, Detección y Localización de Objetivos y Medidas de Protección Electrónica, el III Curso de Targeting Terrestre o la fase de presente del I/20 concurso-oposición para el ascenso a cabo 1º del Ejército de Tierra.

En otro orden de cosas, la Academia albergó el Seminario ‘Magic Carpet’, una puesta en común de los conocimientos en materia de ‘Joint Terminal Attack Controller (JTAC)’ y las Jornadas de orientación JTAC.

En el campo de la simulación, el Centro Artillero de Simulación (CAS) ha continuado siendo un elemento esencial para la formación de los alumnos y, a pesar de las circunstancias, ha mantenido su relevante papel en la preparación de las unidades, adaptando sus instalaciones y procedimientos a las circunstancias derivadas de la pandemia. Por otra parte, este 2020, el CAS ha sido oficialmente reconocido como centro de referencia en cuestiones de simulación para las unidades de artillería.

Por otra parte, la Academia de Artillería continúa promoviendo Talleres de Empleo, con fondos del Servicio Estatal Público de Empleo, dirigido a desempleados. Actualmente 20 alumnos están recibiendo su formación.

Cabe destacar, además, que en el año 2020 la Academia de Artillería ha recibido una evaluación externa, permitiendo contrastar las fortalezas y debilidades que alberga el Centro. La evaluación externa persigue como objetivo fundamental la mejora del Centro.

Apoyo y lucha

Por otra parte, la Academia de Artillería ha sido parte activa en la lucha para hacer frente a la expansión de la pandemia, especialmente en los aciagos meses del confinamiento. En ese periodo, el coronel Director de la Academia de Artillería, como Comandante Militar de Segovia, ha estado permanentemente en contacto con las autoridades civiles para intercambiar información sobre necesidades de apoyo y sobre las actividades de las unidades del Ejército en nuestra provincia en el marco de la operación Balmis. En esas semanas el esfuerzo de la Academia se volcó en el apoyo logístico a dichas unidades y en la organización de un equipo propio de descontaminación que llegó a llevar a cabo más de 30 misiones de este tipo en centros de salud y residencias de mayores.

Para este año 2021 que acaba de comenzar, la Academia de Artillería tiene como principal reto mantener las condiciones de seguridad y salud que permitan cumplir con su misión principal que es la de formar a los futuros oficiales y suboficiales de Artillería y conseguir que los alumnos que egresen posean las mejores competencias artilleras y valores militares para servir a España en las unidades del Ejército.

En paralelo a ese esfuerzo, la Academia mantiene su permanente disposición y la de todo su personal, medios, instalaciones y servicios para contribuir a la superación de la pandemia.

La crisis reduce la presencia institucional

En el ámbito institucional, la Academia de Artillería ha debido suspender parte de sus habituales actos de carácter militar como la celebración de los aniversarios de salida de la academia de las diferentes promociones de oficiales y suboficiales o la conmemoración del Dos de mayo en la Plazuela del Alcázar. Sí pudo celebrarse el acto de entrega de certificados Fin de Curso y del Título de Segoviano Honorario a los alumnos que egresaron y, además, los actos de entrega de Reales Despachos a los tenientes de la 308 promoción y a los sargentos de XLV promoción que habitualmente se desarrollan en la Academia General Militar de Zaragoza y en la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn, respectivamente. Dentro de los actos orientados a la sociedad civil, se tuvieron que suspender las actividades programadas para celebrar el ‘Día de las Fuerzas Armadas’, las del Día de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, o la tradicional jura de bandera para personal civil en la Plaza Mayor de Segovia. En el ámbito cultural, después de permanecer cerrados al público desde marzo, los museos de la Academia de Artillería pudieron reabrir sus puertas el pasado mes de junio, adecuándose sus instalaciones para garantizar la protección higiénico-sanitaria.