Un hostelero monta la terraza de uno de los establecimientos de la capital segoviana. / KAMARERO

Segovia y Palazuelos de Eresma podrán reabrir el interior de la hostelería y restauración el próximo lunes de mantener la actual mejora de la situación sanitaria. En este dirección apuntan los datos epidemiológicos de este sábado: ambos municipios bajan ya de 150 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, motivo por el cual podrían relajar las medidas excepcionales impuestas por la Junta de Castilla y León para contener los contagios, tras más de un mes con el interior de sus bares cerrados.

Concretamente, Segovia cuenta con una incidencia acumulada en 14 días de 145 casos por 100.000 habitantes. Este indicador es ligeramente inferior en Palazuelos de Eresma, 144. En los otros dos municipios con el interior de su hostelería cerrada, la incidencia también mejora, aunque continúa por encima del criterio fijado por la Junta. El Real Sitio de San Ildefonso cuenta con 378 casos de IA y Carbonero el Mayor con 280.

Las medidas excepcionales se aplican en aquellos municipios mayores de 5.000 habitantes que tienen una incidencia acumulada de la Covid-19 superior a 150 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, aunque también pueden adoptar estas restricciones los municipios de más de 1.000 habitantes con una alta incidencia, tal y como sucedió en Riaza, Cantalejo y, recientemente, en Carbonero.

Cantalejo decayó de este régimen preventivo el pasado lunes, con una incidencia acumulada de 421 casos en 14 días y 84 en siete. En Carbonero, con los datos actuales, la incidencia semanal es de 160 casos por 100.000 habitantes, por lo que tendrá que esperar a la decisión de la Junta para relajar sus medidas sanitarias