Los propietarios de vehículos de tracción mecánica tienen que pagar uno de los impuestos más caros de Castilla y León. / Rocío Pardos
Publicidad

Segovia tiene uno de los Impuestos sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) más caros de Castilla y León. Esta tasa grava la titularidad de vehículos a motor aptos para circular por la vía pública, independientemente de su clase y naturaleza; y son los ayuntamientos los órganos encargados de la gestión, inspección y recaudación del mismo.

Esta tasa se aplica a vehículos con motores de explosión interna (diésel y gasolina) y depende del concepto de caballos fiscales. No está relacionado con los caballos de potencia del motor, sino que es la unidad que se utiliza para calcular la carga impositiva de un vehículo, y se calcula a partir del volumen y el número de cilindros. En el caso de motores rotativos y eléctricos, se calcula a partir de la potencia efectiva del vehículo.

El impuesto se divide en varias categorías, según los caballos fiscales con los que cuenta cada vehículo. La primera pauta, establece el precio para menos de 8 caballos fiscales; la segunda, abarca la franja entre 8 y 11,99 caballos fiscales; la tercera tiene el abanico de 12 a 15,99 caballos fiscales; la cuarta, de 16 a 19,99 caballos fiscales; y la quinta, a partir de 20 caballos fiscales. La tasa aumenta progresivamente del primero al último nivel, de menos a más contaminantes, y las diferencias pueden suponer sobrecostes de hasta el 900%.

En el caso de vehículos eléctricos e híbridos, en Segovia cuentan con una reducción del 75 por ciento durante los siete primeros años. Idéntica situación se vive en otras ciudades de Castilla y León, como Zamora, León, Soria, Burgos, Salamanca y Valladolid.

A nivel autonómico, Salamanca y Valladolid cuentan con los precios más altos en este impuesto, superando ampliamente la media autonómica. Segovia se sitúa en el tercer escalón más caro en cada una de las categorías, a una diferencia muy pequeña –en torno a los dos y tres euros menos– de las dos ciudades más caras. Los precios más bajos se encuentran en Zamora, Palencia y Ávila. León, Soria y Burgos poseen los impuestos de valor medio en la Comunidad.

Precio del impuesto

El precio del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, en su categoría de menos de 8 caballos fiscales, en Segovia, se sitúa en 24,32 euros. Este es superior a la media en Castilla y León, de 21,32 euros; e incluso superior a la media nacional, establecida en 22,58 euros. Un precio elevado, que duplica al de Zamora (12,62 euros), el más barato de la Comunidad. Por otro lado, no está lejos del importe de Salamanca (25,12 euros) y Valladolid (25,24 euros), los dos más caros.

En la segunda categoría, que comprende a vehículos de 8 a 11,99 caballos fiscales, el precio en Segovia está en 65,88 euros. De nuevo, muy cerca de las dos ciudades más caras, Salamanca (97,76 euros) y Valladolid (68,16 euros). Asimismo, la diferencia con las ciudades más baratas es enorme. Más de veinte euros de diferencia con Zamora, en la que se paga 45,67 euros. La media autonómica vuelve a superarse ampliamente, ya que se encuentra en 59,49 euros.

Respecto a la tasa para vehículos entre 12 y 15,99 caballos fiscales, la situación se mantiene, ampliando los precios de forma progresiva respecto a la anterior categoría. En Segovia se paga 141,04 euros, muy cerca nuevamente de lo que se paga en Valladolid y Salamanca, 143,88 euros en ambas ciudades. Palencia tiene el impuesto más bajo, con 117,37 euros, casi 25 euros menos que en Segovia. La media de Castilla y León se encuentra en 130,65 euros, prácticamente diez euros menos que en la capital segoviana.

En cuanto al valor para la categoría de 16 a 19,99 caballos fiscales, el precio en Segovia está en 177,72 euros. Salamanca y Valladolid superan ligeramente este precio, con 179,22 euros las dos ciudades. La diferencia vuelve a ser significativa con el menor precio, que se encuentra en Zamora con 150,54 euros, seguido de cerca por Soria, con 153,53 euros. La media autonómica se sitúa en 166,94 euros, una vez más por debajo del precio registrado en Segovia.

Por último, en vehículos con más de 20 caballos fiscales, Segovia tiene un precio de 224 euros, por encima de la media nacional que está en 2015,63 euros. En resumidas cuentas, Segovia tiene uno de los Impuestos sobre Vehículos de Tracción Mecánica más caros de Castilla y León, y sus valores se encuentran por encima de la media de la Comunidad y de España.

Histórico

Según los datos facilitados por la Agencia Tributaria, Segovia ha ido experimentando un aumento paulatino en el IVTM a lo largo de la primera década del siglo XI, que prosiguió de forma más reducida hasta el 2014. Desde esta fecha, los precios no han variado en ninguna de sus categorías y se han mantenido con un mismo importe.

Todas las categorías prácticamente han doblado su precio desde el año 2000. En menos de 8 caballos fiscales, a comienzos de siglo se encontraba en 12,62 euros; de 8 a 11,99 caballos fiscales, el precio estaba en 34,08 euros; en el caso de 12 a 15,99 caballos fiscales, se pagaba 71,94 euros; hasta los 19,99 caballos fiscales, el precio estuvo en 89,61 euros; y, por último, con vehículos de más de 20 caballos fiscales, el importa estaba en exactamente la mitad, 112 euros.

El gran incremento se produjo en el 2002, cuando el impuesto creció un 42 por ciento en las cuatro categorías. Desde entonces, la crecida ha estado siempre alrededor del 2 y 4 por ciento, con la máxima de 2009 con un 4,9 por ciento de aumento; subidas muy pequeñas pero que se han ido acumulando con el paso de los años. Tan solo hubo un decrecimiento en el 2010, aunque muy poco significativo, de menos del 1 por ciento en cada una de las categorías en las que se divide el impuesto.