Publicidad

La Universidad de Valladolid (UVa) ha descartado la implantación del Grado de Enfermería en el campus de Segovia. La provincia seguirá siendo la única de Castilla y León que no ofrece este grado en su elenco de estudios, a pesar de ser una de las profesiones que más demanda recibe del mercado de trabajo, tanto nacional como internacional. Esta situación se ve agravada, según fuentes del sindicato de Enfermería, SATSE, por el hecho de que en la actualidad los estudios están implantados en la totalidad de provincias españolas por la facilidad con la que los graduados encuentran una oferta laboral una vez terminados su formación universitaria.

Por otra parte, a esta realidad se une que Segovia es también de los pocos territorios que no poseen dos hospitales en su término provincial, lo que demuestra el déficit de oferta sanitaria existente en la actualidad.

Con este anuncio oficial se pone fin a una década de incertidumbre que comenzó en el año 2010 cuando en un debate de los entonces candidatos al cargo de rector de la UVa, Evaristo Abril y Marcos Sacristán, se hizo público que la Junta de Castilla y León había autorizado la implantación de los estudios de grado en la capital segoviana.

Cerca de un año después, ante la ausencia de materialización del proyecto –que se esperaba para el curso 2010-2011- los grupos municipales del PSOE y del PP del Ayuntamiento acordaron solicitar a la Junta la aprobación definitiva del título oficial prometido, dando traslado de la demanda al Vicerrectorado de la Universidad.

Aunque 24 horas antes ya se había comentado en los pasillos de las Cortes castellanos-leonesas fue el Vicerrector del Campus de Segovia, Agustín García Matilla, quien hizo pública la noticia ayer en el curso de una rueda de prensa ante los informadores en la que se presentó la manera en que se va a llevar a cabo la EBAU en las instalaciones universitarias. García Matilla no quiso entrar en detalles de los motivos. No obstante, fuentes oficiales confirmaron a este periódico que uno de las causas principales ha sido la desproporción de profesorado asociado frente a los profesores titulares a los que se les encomendaría la impartición de la disciplina, y la ausencia entre esos titulares de graduados en Enfermería, lo que le quitaría a los estudios de su carácter eminentemente práctico. En la misma línea, otras voces apuntan a la ausencia en la provincia de un Hospital Universitario asociado para las prácticas posteriores.

La Escuela de Enfermería de Segovia estuvo formando profesionales durante trece años hasta su cierre en 1986. El grado de Enfermería es uno de los que más se demanda en estos momentos, llamando la atención que su no implantación en Segovia se deba más bien a un problema relacionado con la oferta que con la misma solicitud de estudios.

El presidente de la Cámara de Comercio de Segovia, Pedro Palomo, uno de los que más se han significado en defensa de la recuperación de la antigua Escuela, reaccionó ayer contra esta decisión. “Me parece muy mal que la Junta de Castilla y León y la Universidad no sean receptivos a una petición que es unánime en nuestra sociedad. Que no se aproveche la cercanía con Madrid, ni la empleabilidad del 100% que posee el grado, frente a otros que tienen una tasa de paro del 80%, ni la demanda que existe en las Residencias de Ancianos, supone un gran error”.

El presidente de la Cámara recordó las dificultades que tiene la sanidad privada para encontrar a profesionales de este tipo y la alta nota de corte que posee en algunos centros universitarios. “Es una decisión política a la que no acompaña ninguna justificación. Lo que tenía que hacer la Universidad es responder a las demandas del mercado, y que no imperen otro tipo de razones. Y no hago sino recoger la sensibilidad del colectivo sanitario y de la sociedad segoviana en general”.