Acto en la Plaza Mayor de Segovia, en memoria de Miguel Ángel Blanco. / EL ADELANTADO
Acto en la Plaza Mayor de Segovia, en memoria de Miguel Ángel Blanco. / EL ADELANTADO

La Plaza Mayor de Segovia acogió una concentración silenciosa de cinco minutos, convocada por el Ayuntamiento, para conmemorar el 25 aniversario del secuestro y posterior asesinato del concejal del PP en el Ayuntamiento de Ermua, Miguel Ángel Blanco.

El acto contó con una nutrida representación de la corporación municipal, encabezada por el alcalde accidental, Jesús García Zamora, además de la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín; el comisario jefe de Policía Nacional en Segovia, Miguel Ángel Martínez, y el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Segovia, José Luis Ramírez Gómez, y el intendente jefe de la Policía Local, Julio Rodríguez Fuentetaja.

Los asistentes guardaron cinco minutos de silencio, en sintonía con la propuesta de la Fundación ‘Miguel Ángel Blanco’, tras los que los participantes expresaron con un sonoro y prolongado aplauso su homenaje y recuerdo a la figura de Miguel Ángel Blanco y, al mismo tiempo, su solidaridad con las víctimas y sus familias y su más enérgica condena y repulsa a la barbarie y el terror de ETA.

La junta de Gobierno local aprobó el pasado jueves una Declaración Institucional en representación del conjunto del Consistorio segoviano para recordar la figura del concejal de Ermua y expresar su solidaridad y reconocimiento con todas las víctimas de ETA. Una declaración que puso de manifiesto que “solo desde la unidad y la suma de esfuerzos se puede derrotar uno de los peores enemigos de la democracia que es el terrorismo”.

Una apuesta por “una convivencia basada en el respeto y la tolerancia”, a través del “conocimiento de la verdad, de lo que históricamente sucedió” y con un condena de las acciones terroristas, manteniendo siempre la memoria de las víctimas y trabajando para su reparación.