“Segovia puede impulsar el cine europeo gracias a la labor social del FESCIVAL»

Ayer comenzó en Segovia el FESCIVAL, la muestra de europeo y valores democráticos que pretende convertir a Segovia en una ciudad referente e impulsora de las películas del continente. Uno de los grandes nombres de este es el de Fernando Méndez-Leite, crítico de cine, realizador de televisión, docente y actual presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Él ha sido una de las figuras que ha abierto el certamen, a través de la película de Moisés Alhama que cuenta la vida de Fernando mientras narra la historia del cine español. El filme fue proyectado en el Campus María Zambrano, ante la mirada de los estudiantes.

– ¿Cómo ha sido presentar en Segovia esta película?
– Me ha gustado mucho, sobre todo porque era con un público de estudiantes, un público joven, y enseñarles a ellos un documental que trata básicamente sobre un hombre muy viejo y sobre el tema de la fugacidad del tiempo, entre otras cosas, resulta sorprendente y, aunque no sé si les habrá gustado, desde luego se han quedado. Por otro lado, no era yo la persona adecuada para presentar ese documental, porque no soy su autor, no he no he intervenido en su creación desde el punto de vista del guion, de la realización y del montaje. Así que no sé si he usurpado un puesto que no era el mío. Aunque yo salgo en el documental y eso ya me digamos que me justifica un poco.

– ¿Qué le parece el resultado final del documental?
– Me gusta. Eso sí lo tengo y lo puedo decir porque no es mío. Creo que Moisés Alhama ha acertado a encontrar un hilo narrativo que le da un sentido a lo que cuenta.

– ¿Cómo ha ido la charla coloquio posterior a la proyección con los estudiantes?
– Ha ido bien, han hecho bastantes preguntas, preguntas muy interesantes. Los he visto cinéfilos. Yo me he pasado la vida dando clases, con lo cual contestar preguntas a estudiantes es algo que me es habitual.

– En España no siempre valoramos nuestro propio cine, ¿a qué cree que se debe?
– Yo creo que hoy en día eso ya es así. Creo que el cine español es muy apreciado y no existe ese prejuicio que venía de una época en la que el cine era un cine muy mediatizado por la política en los años del franquismo, y en la que la inmensa mayoría de las películas españolas que se hacían respondían a un criterio estrictamente de cine popular, con todo tipo de concesiones, narrativas, melodramáticas… Vamos, el cine folclórico, de Lola Flores, Carmen Sevilla, Paquita Rico… Que todas ellas tenían mucho talento e hicieron cosas que estaban muy bien, pero ese tipo de cine folclórico, lo que se llamaba entonces “la españolada”, creo que fue muy negativo para esa idea de un cine poco respetable. Hoy en día yo creo que no es así. Hace muchos años que se hace el cine en libertad y que hay una creatividad enorme. Yo creo que a partir de los años 80 el cine español cambia radicalmente. De todos modos, yo fui siempre muy observador del cine español, incluso desde mi infancia. Y hay aspectos determinados de las películas de entonces que me parecen valiosísimos también, que no me parecen nada despreciables. Por ejemplo, todo lo que es el mundo de los actores o de determinadas aspectos técnicos: había en España unos directores de fotografía magníficos, unos decoradores magníficos, etcétera. Eso hacía que las películas tuvieran frecuentemente un peso artístico muy grande, al margen de los argumentos y la ideología que podía haber detrás. Eso yo lo valoré siempre desde mi juventud. Entre mis amigos, yo era el que iba a ver las películas españolas.

– ¿Cuáles son los puntos fuertes del cine español de hoy y en qué puede mejorar?
– El punto fuerte depende de cada película. En algunas lo que más me interesa es la forma en que están contadas, mientras que en otras es lo que cuentan. Hay películas en las que hay una construcción dramática muy grande y otras, en cambio, son películas más contemplativas. Depende de lo que cada una quiere contar y expresar hay unos aspectos más interesantes que otros.
Creo que lo mejor del cine español siempre ha sido lo que decía antes, que hay profesionales muy competentes. Hoy sigue siendo así, lo que pasa es que eso se ha ampliado a todos los niveles. También ha habido un un avance tecnológico a partir de los años 90 que hoy en día ha colocado al cine español al nivel de cualquier otra cinematografía. Hoy no distingues, por ejemplo, un thriller hecho en España, de uno hecho en Francia, Inglaterra o incluso en Estados Unidos. Porque, tecnológicamente, esas cosas están resueltas. Ahora hasta llevamos películas a los Oscar, como ‘La sociedad de la nieve', que ha dirigido Juan Antonio Bayona. Es una película que podría haberse hecho en cualquier cinematografía del mundo. Además, Bayona tiene ya detrás toda una carrera en Hollywood y es un director de prestigio internacional. Eso sí que es un aspecto muy relativamente nuevo. Hablamos de que en los últimos 20, 30 años el cine español se ha internacionalizado. Se ve en todas partes. En cualquier revista de cine italiana o francesa hay reportajes sobre películas o series de televisión españolas. Eso ha cambiado radicalmente. Antes no se veía una película española en Inglaterra ni por casualidad. ¿Y en Francia? En Francia se veían las películas de Joselito, que tenían mucho éxito en los años 50 y luego se veían las de Carlos Saura y las de Almodóvar. Pero hoy en día no, entran en el mercado internacional las películas españolas con absoluta naturalidad. Eso ha cambiado y no tiene nada que ver el panorama del cine español en el que yo empecé al panorama de hoy.

– ¿Qué significa el cine para usted?
– A través del cine se accede a otros aspectos muy variados de la vida. El cine fue, para determinadas personas y muy concretamente para mi generación, muy importante, porque nos descubrió todo. Vivíamos muy encerrados en la España de los 50 y 60, y las películas nos abrían horizontes. Las cosas que yo he vivido las había visto ya en el cine. Experiencias buenas, malas y regulares que he ido teniendo en la vida ya me eran familiares porque las había visto en las películas. Es una escuela.

– ¿Qué supone para usted ser presidente de la Academia de Cine y cuál es su labor, su misión?
– He tenido la suerte de heredar una organización perfectamente engrasada, muy bien inventada por mi predecesor, Mariano Barroso, que creo que fue un gran presidente, de manera que hoy en día la Academia es una institución que tiene muchísimas actividades, prácticamente diarias. Todos los días en la academia pasa algo, hay alguna proyección, algún coloquio, algún encuentro, algún homenaje, vemos las películas del pasado y las del presente, se hacen preestrenos… Ayer, por ejemplo, se estrenaba en la Academia la última película de Scorsese, que ni siquiera es una película española. Es decir, que hay una actividad enorme. Anteayer le dimos el premio ‘Alfonso Sánchez de Comunicación' a Elisenda Nadal, que fue la la directora de la revista Fotogramas durante 40 años y fue fundamental para la cinefilia en España. Y, por supuesto, preparamos la gala de los Goya.
Sobre todo, tenemos actividades de carácter cultural, de carácter formativo y de carácter social, que son lo que justifica nuestra existencia. Entre otras cosas, tenemos el Programa Residencias Academia de Cine, que supone que durante todo el curso un grupo de profesionales trabajan becados por la Academia en la creación de sus propios proyectos. Y también tenemos tutelados, a quienes les buscamos la conexión con los profesionales de las distintas ramas que pueden ayudarles en la creación de su proyecto. Por otro lado, está el ‘Programa Rueda', que es similar pero se hace online, de manera que pueden participar en él personas que no viven en Madrid. La Academia en este momento es un organismo muy vivo que desarrolla muchas actividades distintas entre sí. Yo pongo la cara más que otra cosa. La cara y muchas horas, pero tengo un equipo técnico magnífico, de alrededor de 30 personas que trabajan con mucha profesionalidad y mucha vocación en estas tareas. Y la verdad es que eso me da una tranquilidad enorme, una sensación de que puede haber errores, pero que nunca se va a cometer una estupidez por falta de profesionalidad o por falta de diligencia.

– ¿Cree que Segovia puede consolidarse como una impulsora del cine europeo con este festival?
– Sí. Yo soy muy partidario de fomentar los festivales en distintas ciudades. Y no hace falta que estos se conviertan en el Gran Festival, porque eso está cubierto en el mundo entero. Pero lo que sí es importante es que tengan una función social clara y en Segovia se puede. El FESCIVAL puede colaborar mucho en el acercamiento del público al cine y también el acercamiento de la juventud y el conocimiento del cine europeo, que en este momento es variadísimo, muy rico. Se hacen muchísimas películas interesantísimas, ya no solo en los países que tradicionalmente tenían una industria como Francia, Inglaterra o Italia. Hoy en día hay muchísimos países que están produciendo un cine muy interesante y que pasa un poco como con la literatura, que seguro que se escriben grandes novelas en Bulgaria o en Rumanía, pero no accedes a ellas. Hay muchísimas obras interesantes que se hacen en el mundo entero que tienen una difusión más interna. Y a veces algunas de esas películas acaban viéndose en muchos países gracias a festivales como el de Segovia, que ayudan mucho al conocimiento del cine europeo.

Popular

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

El Festival Folclórico sigue vivo “se lo debemos a Segovia y a todo el público que nos sigue”

Como siempre ocurre, una historia tiene dos partes y dos versiones, por ello El Adelantado ha charlado con Rosa Velasco, presidenta de La Esteva, por el cambio en el reparto de las subvenciones que deja a la asociación fuera de los convenios directos por los que se venían rigiendo hasta ahora.

Monroy: “Detrás de la concurrencia competitiva hay una enorme oportunidad para la cultura en Segovia”

“En este Ayuntamiento ya existía la concurrencia competitiva, pero para proyectos muy pequeños”

La primera edición del Mercado Gastronómico ‘San Blas’ será el día 24 de febrero

La Federación Empresarial Segoviana se encuentra inmersa en la organización de lo que será el primer Mercado Gastronómico ‘San Blas’. Un evento que tendrá lugar el próximo 24 de febrero, de 12 a 22 horas, en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Segovia.

Visitas guiadas por Cuaresma

Visitas guiadas por Cuaresma