Varios vecinos esperan su turno para comprar en una tienda. / Nerea Llorente
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia, ante las dificultades causadas por la actual crisis sanitaria, recuerda a la ciudadanía de Segovia que dispone de un servicio de información al consumidor en el que, además de resolver dudas, se pueden presentar quejas o reclamaciones sobre los distintos servicios ofrecidos. La Concejalía de Servicios Sociales, a través de la Oficina Municipal de Información al Consumidor -OMIC-, atiende estas cuestiones de lunes a viernes, en el teléfono 921 460544 y el correo electrónico omic@segovia.es

La situación de emergencia causada por la Covid-19 ha afectado, entre otros aspectos, a los contratos de compraventa de bienes y de prestación de servicios, que por las circunstancias no pueden ser ejecutados. La Concejalía recuerda que, en estos casos, los consumidores pueden resolver el contrato en un plazo de 14 días, y en los casos de contratos de tracto sucesivo, es posible paralizar el cobro de nuevas cuotas hasta que se pueda prestar el servicio.

Sobre los servicios ofrecidos por varios proveedores, el consumidor podrá optar por solicitar el reembolso, y hacer uso de bono en el plazo de un año desde que finalice el estado de alarma. Si el bono no se utiliza en dicho plazo, el consumidor tiene derecho de rembolso.

En lo referido al sector de las telecomunicaciones, se suspende la portabilidad de un operador a otro cuando se requieran desplazamientos físicos, excepto casos de fuerza mayor. Las personas usuarias no podrán ver incrementadas sus tarifas durante el tiempo que no puedan solicitar el cambio de compañía.

Por otra parte, la Concejalía de Servicios Sociales informa de que la nueva Asociación Segoviana de Jugadores de Azar Rehabilitados (ASEJARE), presentadas el pasado mes de marzo, está a disposición de cualquier persona que necesite ayuda durante el periodo de confinamiento, ante posibles conductas de consumo compulsivo o patológico.

En cuanto a los servicios funerarios, el Ayuntamiento recuerda que se ha prohibido que los precios de los mismos se vean incrementados a causa de la crisis, y que no podrán ser superiores a los que había antes del 14 de marzo de 2020. Esta medida tiene carácter retroactivo, por lo que la empresa debe iniciar de oficio la devolución de la diferencia.

Los usuarios dispondrán de seis meses desde la fecha de finalización del estado de alarma para solicitar el correspondiente reembolso en el caso de que haya pagado un precio superior. Las empresas de servicios funerarios deberán facilitar al usuario, con carácter previo a la contratación del servicio, un presupuesto desglosado por cada uno de los conceptos incluidos en el mismo y la lista de precios vigente con anterioridad al 14 de marzo de 2020, aun en el supuesto de que resulte necesario realizar actuaciones específicas como consecuencia de los fallecimientos producidos por causa del Covid-19.