Publicidad

En su aún corta vida como integrante de la Federación Española de Hospitalidades de Lourdes, la Hospitalidad Diocesana de Segovia vivió ayer el hecho más relevante de su trayectoria al acoger las reliquias de Santa Bernadette Soubirous, la joven francesa que el 11 de febrero de 1858 fue testigo de la primera aparición mariana en la cueva de Massabielle, a pocos kilómetros de Lourdes.

Decenas de integrantes de la Hospitalidad de Lourdes y devotos de la virgen acudieron a la convocatoria en un ambiente de emoción y devoción para recibir la preciosa  custodia dorada protegida con paneles de plástico, que quedó depositada en la capilla de San Antón de la Catedral antes de la recepción oficial. El cabildo Catedral, con su deán Ángel García Rivilla recibió a la puerta del templo las reliquias, tras la actuación del grupo de danzas Andrés Laguna, que interpretó varias jotas en honor a la santa.

Desde allí, y acompañadas por la imagen de la virgen, las reliquias fueron trasladadas en andas hasta la capilla del Santísimo Sacramento, donde tuvo lugar una misa solemne en honor a la santa presidida por García Rivilla, que en su homilía glosó las virtudes de la santa en el marco de la celebración del tiempo de Adviento como ejemplo de entrega y espera del hijo de Dios. Tras la misa, la custodia fue venerada en la capilla para posteriormente ser trasladada a la residencia de las Hermanitas de los Pobres.

La presencia de las reliquias continúa hoy en la iglesia de Santo Tomás, donde tendrá lugar a las 18,00 horas una conferencia sobre la vida de Santa Bernadette con el testimonio de algunos peregrinos al santuario y a las 19,30 horas una eucaristía oficiada por el obispo César Franco en la que se llevará a cabo la bendición de enfermos.