Un momento de la procesión de Santa Águeda organizada por el Centro de Castilla y León en Trescantos.
Publicidad

El nombre de Segovia fue protagonista en la celebración de la festividad de Santa Águeda el pasado fin de semana en la localidad madrileña de Tres Cantos, uno de los municipios con mayor desarrollo demográfico y económico de la Comunidad vecina.

Y es que la segoviana Domi Gil García recibió de manos del alcalde tricantino, Jesús Moreno, el bastón de mando que la acreditaba como alcaldesa honoraria. Este domingo cogía el testigo de la palentina Carmen Martín Fernández. Se cumplía así con la tradición de Santa Águeda, una festividad en la que, por un día, gobiernan las mujeres y que también celebra la Casa de Castilla y León en Tres Cantos. Este centro regional cuenta con numerosos segovianos asociados, aunque son muchos más los residentes en la localidad que aún no se han incorporado.

La ceremonia oficial tuvo lugar en el salón de plenos del Ayuntamiento. Allí se impusieron las bandas a la alcaldesa horaria y a las mayordomas. Además se leyó el Pregón de la Fiestas que este año estuvo a cargo de Juan Luis Yagüe, uno de los miembros de la Asociación de Empresarios Segovianos en el Exterior (AESE), y director general de los colegios Casvi. Precisamente uno de sus proyectos más recientes tiene aquí su sede: el Casvi International American School, un complejo educativo con un sistema de enseñanza americano de primer nivel.

El alcalde de Tres Cantos, Jesús Moreno (PP), agradeció el papel emprendedor del empresario segoviano. Entregó “con orgullo el bastón de mando a estas mujeres como un símbolo de compromiso de lucha por el pleno respeto a sus derechos y libertades. De ellas y de todas las mujeres que son símbolo de esfuerzo, trabajo, inteligencia y perseverancia”.  Alabó el papel del Centro de Castilla y León, y dijo que Tres Cantos es un municipio acogedor, que apoya las tradiciones de todos los que  conviven en esta localidad, de más de 50.000 habitantes y de reciente constitución como municipio, en 1991, poco antes que San Cristóbal de Segovia se separara de Palazuelos de Eresma.

La alcaldesa honoraria, Domi Gil, emocionada, y ya con el bastón de mando por un día, reconoció a las mujeres que luchan cada día por construir un mundo mejor. A la vez aprovechó para hacer alguna reclamación a la Corporación para sus convecinos.

El acto estuvo presentado por la concejala de Cultura, Elisa Lidia Miguel, precisamente también de procedencia segoviana, Riaguas de San Bartolomé, y que ha desempeñado anteriormente un papel protagonista en esta fiesta. Glosó la vida de la alcaldesa honoraria, quien conoció a su marido, Félix Jiménez, de Santibáñez de Ayllón, en el Centro Segoviano de Madrid. También elogió el papel del pregonero por apostar por este municipio como lugar de inversión.

En el salón se encontraba también Modesta Pazos, natural  de La Higuera y residente en Tres Cantos. Ella fue pionera en la promoción de la fiesta de Santa Águeda en este municipio madrileño.

El concejal de Participación Ciudadana, Ismael Llorente y otros ediles de la Corporación Municipal se sumaron a esta ceremonia que concluyó con bailes típicos regionales, desfile de banderas, y procesión hasta la iglesia de Santa María Madre de Dios, donde se ofició  una misa cantada, con intervención del grupo Tierras Castellanas. Entre los sones no faltaron los recogidos por el maestro folclorista Agapito Marazuela, interpretados por músicos de Segovia y de Lastras de Cuéllar. Al término de la ceremonia religiosa hubo jotas amenizadas por el Grupo de Dulzaineros de la Casa y, posteriormente una comida de hermandad.

Previamente a esta jornada se celebró en el Centro Cultural Adolfo Suárez una exhibición de bailes regionales en la que participaron miembros del grupo de la Casa de Castilla y León, y el grupo de danzas y paloteo de Cabezuela. Entre ambos se emitió un reportaje audiovisual sobre la localidad segoviana. Ejercieron de presentadores Arantxa Jiménez y Frederick Lord.  Finalizó la jornada sabatina con el canto del Himno a Castilla.

A la ciudad de Segovia y a la de Tres Cantos les separan pocos kilómetros (76). Y aunque la ciudad madrileña nunca perteneció a la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, ambas urbes guardan otras similitudes: en la ciudad del Acueducto se celebró hace un mes el foto ‘Invest in Cities’ para atraer inversiones; ayer se desarrolló una jornada similar en Tres Cantos, también para fomentar su desarrollo económico y la creación de empleo.