Segovia fue en 2019 una de las provincias más rentables en alquiler

636

Segovia se situó al cierre del pasado año entre las provincias más rentables para el alquiler de viviendas, con una tasa del 6,61 por ciento, tras Lérida, Toledo y Valencia, según datos del IV Solvia Market View 2019 recogidos por Europa Press.

De acuerdo con este informe, el precio del alquiler presentó una tasa de evolución anual a nivel nacional del 2,4 por ciento en 2019 y a lo largo de este año se verá como los alquileres se estabilizarán en torno a los niveles actuales de nueve euros por metro cuadrado.

Pese a esta estabilización en el precio, la rentabilidad media del alquiler al cierre de 2019 se ha situado en torno al siete, un punto porcentual más de lo que se registró en 2018.
Ciudades como Lérida (7,97 por ciento), Toledo (7,47 por ciento), Valencia (6,65 por ciento) y Segovia (6,61 por ciento), han presentado mayor rentabilidad a cierre de 2019. Esto se debe, a juicio de Solvia, a que en estas ciudades “todavía se pueden adquirir inmuebles a precios económicos” y, por su localización, “el alquiler es una buena opción a la hora de sacarle rendimiento a la inversión”.

En contraposición se sitúa Barcelona como la provincia que cuenta con menor rentabilidad ante los altos precios de compraventa con los que cuenta la Ciudad Condal.

En relación con la demanda del alquiler, durante 2019 se firmaron 500.000 contratos, gracias a que la demanda “sigue siendo muy elevada”, a pesar de que el mercado “no puede absorber mayores subidas en las rentas”. Sin embargo, hay provincias donde los precios aún tienen recorrido como es el caso de Lérida (doce por ciento), Huesca (once por ciento) o Soria (siete por ciento).

El 2019 se caracterizó por una mayor actividad promotora y dinamismo a la hora de conseguir licencias de construcción, cerrando el año con 110.000 viviendas visadas, una cifra once por ciento superior que en 2018. Esto se debe al alto interés de la demanda por la oferta de vivienda nueva, especialmente en las grandes ciudades españolas, como son Barcelona y Madrid, que aglutinaron el 31 por ciento de las licencias de construcción, seguidas de Málaga (seis por ciento) y Valencia (cinco por ciento). La capital española es donde más viviendas se visaron, con un total de 8.000 inmuebles, según las mismas fuentes.