10 1nerea WEB 1
Un sanitario con EPI se dispone a cerrar una ambulancia. / NEREA LLORENTE

Segovia se encuentra inmersa en un periodo de estabilidad epidemiológica, con varias semanas que se mueven en cifras muy parecidas. Esta situación contrasta con las enormes dificultades que atraviesa buena parte de Castilla y León y España, donde el aumento de la incidencia empieza a arrojar datos preocupantes.

Las tres últimas semanas se mueven en las mismas cifras, cerca de los 75 contagiados por Covid-19. En concreto, la semana que fue de 25 al 31 de octubre dejó 75 positivos, muy cerca de los 74 infectados detectados en el parcial que va del 1 al 7 de noviembre y de los 78 que se remitieron entre el 8 y el 14 de noviembre.

La presente semana remite en sus cinco primeros días 55 contagios, pero se espera que marque números parecidos a los de las anteriores semanas cuando el lunes se conozca los registros del fin de semana. No hay que caer en el optimismo, la incidencia de la provincia se mantiene alta, pero sí es verdad que es un alivio que las cifras de contagiados no aumenten. Más viendo el panorama de alrededor.

A la pregunta de si este repunte podría transformarse en una nueva ola, la respuesta es sí, pero los expertos confían que con el gran porcentaje de población vacunada sea de menor tamaño que las anteriores, incluida que la cuarta, bastante más reducida que el resto. Que exista la posibilidad no significa que haya certeza, por lo que como en el resto de la pandemia habrá que mantenerse expectantes.

Las tasas de incidencia de la provincia se mantienen en nivel de riesgo ‘medio’ y por debajo de la media autonómica. De esta forma, la de 14 días 98,39 contagios por cada 100.000 habitantes, mientras la semanal está en 46,26.

Lo cierto es que Segovia ya contabilizó un repunte de contagios en octubre, muy relacionado con los brotes surgidos entre temporeros, que la situó a la cabeza de la incidencia regional. No ha bajado desde entonces, pero las crecidas de las últimas semanas en el resto de provincias han provocado que ahora sea una de las que mejores datos presenta. Demerito del resto, que no virtud de Segovia por tanto.

Cerca se pueden ver grandes nubarrones alrededor de la provincia. Ávila comanda el repunte de la Comunidad, concentrando los peores datos de toda Castilla y León. Malas perspectivas también en la franja norte, con la zona sur de Valladolid muy afectada (Medina del Campo, Olmedo e Íscar) y el área de Aranda de Duero y Roa sufriendo repuntes.

Precisamente la mayor incidencia de Segovia se centra en las partes que dan a esos puntos, principalmente el área entre Nava de la Asunción y Cuéllar, mientras que la capital y alrededores también presentan altas cifras pero menores que la franja noroeste.

Habrá que esperar acontecimientos. La coyuntura no es buena, pero al menos los datos se mantienen estables.